Imagens das páginas
PDF
ePub

una manera

ne

satélite de la Francia. Y así fue, en efecto: la Princesa de los Ursinos, Orry y Amelot, valiéndose de la apatía del Rey, dirigieron el Gobierno y la Administracion con arreglo á las instrucciones de la Corte de Francia.

Poco se apartaron de este camino Alberoni y Riperda, hasta que entrando sucesivamente en el Ministerio Patiño, Campillo y Ensenada, consiguieron, este último sobre todo, sacar á España de la perpétua tutela en que su orgullosa vecina procuraba mantenerla, y organizar la Administracion de una manera propia y adecuada a las necesidades del país.

El reinado de Fernando VI es el más extraordinario, pacífico y singular de nuestra historia, y acaso ninguno sea más desconocido. Mucho ha contribuido á eclipsar su gloria el reinado brillante de Cárlos III, pero téngase en cuenta que no pocas de las mejoras, reformas é innovaciones atribuidas á los Ministros de este monarca fueron planteadas ó proyectadas por los de su antecesor, y no comenzaron á dar frutos hasta bastantes años más tarde.

Pronto hará un siglo que bajó á la tumba en medio de la veneracion y aplauso de sus contemporáneos el personaje objeto de este libro, y áun vive respetada y fresca su memoria con la aureola de bienhechor de su patria. Mas, á decir verdad, la idea que generalmente de él se tiene suele ser vaga é incierta como todas las de los grandes hombres, cuya memoria descansa principalmente en la tradicion. Para fijar, pues, de una manera permanente en la historia esta figura convertida casi en legendaria por las exageraciones de sus émulos y amigos, nada me ha parecido mejor que formar este Ensayo biográfico con documentos auténticos y fidedignos. Y esto con tanto más motivo cuanto que él mismo nos ha legado un rico tesoro histórico en sus representaciones, proyectos, consultas, decretos, órdenes y correspondencia, verdaderos testimonios de su claro talento y de sus nobles aspiraciones.

Bien sé que muchos censurarán la forma en que doy á luz este Ensayo, pero confieso ingénuamente que en toda clase de estudios históricos los documentos contemporáneos me seducen de tal suerte que nada encuentro mejor que ellos por su majestuosa sencillez para retratar exacta y fielmente al individuo y su época. A más de esto, consideren tales censores los obstáculos y dificultades con que siempre se tropieza en estas ingratas y fatigosas investigaciones hasta encontrar, examinar, copiar y ordenar todos los documentos necesarios, tarea que teniendo precision de hacerla personalmente en todas sus partes el mismo individuo, amén de la obligacion de atender á otras de todo punto imprescindibles y cotidianas, desalienta considerablemente áun al ánimo más decidido y apasionado por este género de estudios.

No puedo, a pesar de todo, negar que en este ímprobo y á las veces estéril trabajo, he sido afortunado y mi constancia recompensada. Los documentos que para ilustrar la vida del Marqués de la Ensenada he logrado reunir son tan notables é interesantes como desconocidos. La mayor y más selecta parte de ellos proceden del Archivo del actual Marqués de la Ensenada (1), á cuya benevolencia debo el haberlos disfrutado tan á mi sabor y despacio como he necesitado. Otros de gran valor histórico he encontrado en el Archivo general central de Alcalá de Henares, en el general de Simáncas, en el de la Real Casa y Patrimonio, en la Biblioteca de la Academia de la Historia, y en otras de particulares.

Mucho he utilizado tambien la sucinta Noticia biográfica del Marqués de la Ensenada (2) publicada á principios de este siglo por D. Martin Fernandez de Navarrete, habiéndome en cambio servido muy poco otras obras modernas que incidentālmente se ocupan de Ensenada, porque basadas en papeles anónimos, mal informados y poco au

(1) Lo son todos los que no tienen marcada la procedencia. (2) Un cuaderno en 8.° mayor, de 27 páginas.

ténticos, están á todas luces llenas de errores (1).

«Si en otros períodos desalienta al historiador la pesquisa de escritos que hablen de régimen, entre muchos que a pesar de los deseos de sus redactores, tienden á impedir la reorganizacion del ramo, en la época del Marqués de la Ensenada recrean su vista multitud de legajos, entrañando reglamentos, órdenes, instrucciones, cédulas, cuadros estadísticos, luminosas Memorias, millares de documentos del mayor interes, todos importantes, rebosando cada uno prevision y cordura y poniendo de relieve un profundo estudio sobre la ciencia de establecer la orga.. nizacion de un ramo vastísimo, complicado y asaz difícil.)

Si esto dice con notable acierto el Sr. D. F. Ja

(1) En el tan acreditado Dictionnaire enciclopédique d'histoire, de biographie, de mithologie et de geographie, par Louis Gregoire.Nouv. edition. Paris, 18761, pág. 680, se lee la siguiente noticia biográfica de Ensenada:

(ENSENADA (Zenon Silva de Somodevilla, Marqués de la) nacido en Seca, cerca de Valladolid (1696-1762). Fue Ministro de Hacienda en tiempo de Fernando VI, y destituido en 1759 al advenimiento de Carlos III.)

No puede darse mayor cúmulo de disparates y de errores; porque ni se llamó Silva, ni fue natural de Seca, ni nació en 1696, ni murió en 1762, ni fue sólo Ministro de Hacienda, ni lo fue solamente de Fernando VI, ni destituido en 1759, ni mucho ménos al advenimiento de Carlos III.

vier de Salas (1) tan sólo en lo concerniente á la Marina, figúrense nuestros lectores la enorme mole de legajos referentes á Hacienda, Guerra, Indias, Obras Públicas, negociaciones diplomáticas, correspondencia, etc., etc., que de la época del célebre Ministerio de Ensenada se custodian en los Archivos públicos.

Mas no siendo mi objeto hacer la historia de los diversos y múltiples ramos de la administracion que estuvieron a su cargo, he escogido, entre los millares de documentos que he examinado, así aquellos de carácter más general que mejor reflejan el espíritu liberal y organizador del Ministro, como los que atañen especialmente a su persona. Tal ha sido mi propósito, animado de las palabras con que el insigne Navarrete termina la Noticia biográfica de Ensenada. «Merece, dice, ser más conocido, y que su vida, escrita con mayor extension y con otros testimonios auténticos, sirva de ejemplo y de leccion a los hombres públicos que con iguales virtudes y conocimientos se propongan contribuir a la gloria del Rey y á la prosperidad de su patria.)

Debo advertir, ántes de terminar, que el retrato del Marqués de la Ensenada puesto al frente de este libro ha sido copiado con toda verdad y exactitud

(1) Historia de la matrícula de mar.

« AnteriorContinuar »