Imagens das páginas
PDF

TÍTULO XLVII.

Del oficio de visitadores de oficiales Reales que no estaban sujetos á residencia. I.

LAs tres primeras leyes de este título quedan derogadas por la cuarta donde se explican todos los procedimientos de los juicios de residencia de los II. oficiales de que trata este título, y el modo de nombrar los visitadores; todo lo que en el dia no se observa y queda derogado en el decreto de nueva plan- III. ta por el cual fueron abolidos todos los empleos que alli no se nombran. IV.

TÍTULO XLVIII.

Del oficio de vegueres, bayles, sos-bailes, cabos-vigias (cap de guaytas), y otros oficiales temporales y del

juramento que ellos y otros han de prestar.

CoMo que ninguno de los oficios contenidos en I. este título, excepto el de los bailes (4), quedó existente despues del decreto de nueva planta, es inútil extractar las constituciones de este título, las II. que por sí ni aun dan una idea de lo que eran estos destinos ni de las obligaciones que llevaban anexas, III. y solo refieren alguna de estas.

Tampoco es necesario hablar de los bailes por- IV. que si bien, como se ha indicado, quedó subsisten

(1) El de los bailes se conserva en el artículo 5o del Real decreto de nueva planta, que se halla al principio. En 1828 quedaron reducidos á pedaneos; y se formó una instruccion de sus atribuciones que se dará al concluir la obra si antes no se les ha dado otra.

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]
[merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small]

V. te este oficio en el decreto de nueva planta; nada contienen de particular las leyes de este título con

VI. ¿ á ellos. No obstante es de saber que los bailes no son otra cosa que los alcaldes ordinarios VII. de los pueblos que en ¿ y por todo han de ar

reglarse á las leyes expedidas con respecto á estos; VIII. y aunque despues de la Real cédula de S. M. de 17 de octubre de 482 parece que deberian nombrarse

IX. alcaldes y no bailes; sin embargo el deseo de con-
servar las antigüedades de la provincia ha hecho
que aun despues de dicha Real cédula se les haya
X. conservado el nombre á lo menos en los negocios
dependientes de la Real audiencia y demas juzga-
dos; así que unos mismos sugetos y con igual re-
XI presentacion se llaman hoy dia alcaldes respecto al
ramo de policia y otros; y respecto al ramo de ad-
XII. ministracion de justicia se les nombra bailes, con-
servandose una distincion que á primera vista no
deja de confundir.
XIII.
XIV.
XV.
XVI.

TITULO XLIX.

Del oficio de jueces y asesores ordinarios (4).

I. En la primera de estas leyes se dispuso que no se

(1) Sobre las leyes de este tit. véase Cancérpar. 2 cap. 2 no. 168,

ponga juez ordinario ó asesor sino alli donde se ha- II.
bia acostumbrado, y que en ningun Lugar lo pudiese
haber perpetuo: en la segunda, no obstante lo dis-
puesto en la primera, se mandó que se pusiese asesor
en la vegueria de Villafranca; y en la tercera, que
nadie pudiese ser asesor ni juez ordinario á menos
de ser doctor, licenciado ó bachiller en canónes ó
en leyes de universidad de estudio general. En la IV.
cuarta se suplicó que nadie pudiese ejercer la abo-
gacia, ser juez ó asesor de juez ordinario que no hu-
biese estudiado leyes y cánones por el tiempo de 6 V.
años en universidad y tuviese el grado de bachiller
en derecho canónico y civil, salvos los privilegios
concedidos á las ciudades, villas y lugares; y S. M.
se conformó por lo respectivo á las ciudades, villas \VI.
y lugares donde hubiese graduados de doctor ó ba-

chiller. En la quinta se añadió que el grado de bachiller
debiese ser de universidad aprobada en que se enseñase
el derecho canónico y civil; y que el que fuese solamente
bachiller no pudiese hacer declaracion alguna en causas
criminales en las que se pudiese proceder á tortura, ó im-
poner pena corporal sin voto y parecer de dos doctores en

272,5o8 y 51 o; y part. 5 cap. 17 no. 162 y 167. Pero es de advertir que
en el dia son inútiles, porque no son conocidos los asesores de que
en ellas se habla; y si bien pueden compararse con los alcaldes mayo-
res; pero S. M. puede ponerlos donde le parezca mas conveniente,
como lo hizo en 1828. Por lo respectivo á los años de estudios y
demas circunstancias para poder ser asesor, debe estarse á las leyes
¿ sobre el particular. Por último, en cuanto á los asesores
del veguer, del baile, y de los consejeros qne representaban la
ciudad de Barcelona, como que no existen en el dia, no sirve saber
lo que se dispone en la ley 6o.
Aunque S. M. en 1828 aumentó el número de alcaldes mayores
y redujo á pedaneos los bailes ó alcaldes ordinarios de los pueblos;
no obstante si por ausencia ó vacancia de alguno de los alcaldes ma-
yores regentase la vara un lego, tendrá lugar respecto á sus aseso-
res la ley 27 tit. 2. lib. 1 1 de la Novísima.

[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

Alfonso II en las cortes de Monzon, año 1289. Cap. 2o.

Pedro II en las

derecho, ó de un doctor y un bachiller aprobado que hubiese practicado á lo menos cuatro años cumplidos ; y en la sexta se trata de las calidades que habian de tener los asesores y consejeros, del veguer y de su prior, y de los del baile y los de los consejeros de Barcelona.

TÍTULO L.
Del oficio de jueces delegados.

I. ORDENAMos que todos los ¿ delegados por el veguer ó por el baile puedan en las causas ó pleitos que se

les encargaren elegir los escribanos públicos que quisieren (4).

TÍTULo LI.

Del oficio de jueces de residencia y de su salario y que oficiales están sujetos á ella y cuando.

cor. de Barce

lona año 1283. Cap. 19.

Alfonso II en las cortes de

Monzon, año

1289. Cap. 4.

Jayme II en las segundas cor. de Barcelona, año 1299. C. I.

El mismo en dichas cortes.

Cap. 2.

El mismo en dichas cortes. Cap. 21.

No solo en Cataluña si que tambien en las demas II provincias del Reino se observaba antiguamente aunque con alguna diferencia, lo que se dispone en este título; pero ahora Cataluña queda uniformada

III. ) con las otras provincias en cuanto á este particular,

pues se han de observar las diversas leyes que se

citan en el índice de la novísima recopilacion verbo idencias.

IV. res

V.

(1) En los parages en que haya colegio de escribanos convendrá tener presentes sus ordenanzas.

[merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

El mis. en las cor. de Lerida año 13o1. C. 1.

El mismo en las terceras cortes de Barce

lona año 131 1 Cap. 2. El mismo en dichas cortes Cap. 11. El mismo en las cortes de Gerona, año 1321. Cap. 19. Alfonso III en las cortes de Montblanch, año 1333. Cap. 3. El mismo en dichas cortes Cap. 4. El mismo en dichas cortes. Cap. 5. El mismo en dichas cortes. Cap. 6. El mismo en dichas cortes. Cap. 7. Pedro lII en las cortes de Perpiñan, año 1351. Cap. 3. El mismo en dichas cortes Cap. 1o. El mismo en dichas cortes. Cap. 29. El mismo en las cortcs de Cervera , año 1359. Cap. 6. El mismo en las cortes de Monzon, año 1363. Cap. 9. Fernando I en las cortes de Barcelona, año 1413. Cap. 23. Maria, consorte y Lugarteniente general de Alfonso IV en las cortes de Barcelona, año 1422. Cap. 2o. Fernando II en las terceras cortes de Barcelona, año 15o3. Cap. 28. Germana, consorte y Lugarteniente general de Fernando II en las cortes de Monzon año 1512. Cap. 14. Carlos cn las segundas cortes de Monzon año 1534. Cap. de cortes 1o. Felipe, príncipe y Lugarteniente general de Carlos en las primeras cortes de Monzon año 1547. Cap. 6o. El mismo en dichas cortes. Cap. 6r. El mismo en las segundas cortes de Monz. año 1553. Cap. COT. 2. El mismo en dichas cortes. Cap. de cor. 8. El mismo en dichas cor. Cap de cor. 23. Felipe en las cortes de Barcelona año 1564. Cap. 28. El mismo en dichas cortes. Cap. de cor. 8. El mismo en dichas cortes. Cap de cor. 29. El mismo en las cortes de Monzon, año 1585. Cap. 4o. El mismo en dichas cortes. Cap., 1o3. Felipe II en las primeras cortes de Barcelona año 1599. Cap. 12.

« AnteriorContinuar »