Imagens das páginas
PDF
[merged small][merged small][merged small][ocr errors]

demanda de quien sea legítimamente escomulgado, antes
bien sea repelido hasta que sea absuelto.
Item, otorgamos á vos arzobispo de Tarragona que os
sea salvo vuestro derecho y á la iglesia de Tarragona, ge-
neral y especialmente en todas las cosas susodichas, y que
á Nos quede del mismo modo salvo nuestro derecho en las
mismas. Y para que todas y cada una de las cosas suso-
dichas tengan mayor fuerza, juramos por Dios y estos
santos cuatro Evangelios por Nos corporalmente tocados
y por la cruz de Nuestro Señor, que todas y cada una de
las cosas susodichas observaremos y guardaremos de buena
fé y sin engaño, y aun las haremos firmamente observar,
y que contra ellas no obraremos por Nos ni por interpuesta
persona y queremos que los herederos y succesores nues-
tros queden perpetuamente obligados á observar y cumplir
todas y cada una de las cosas susodichas.
V. Ordenamos que Nos y nuestros succesores observare-
mos y haremos observar las libertades é inmunidades de
las iglesias y de las personas eclesiásticas, y de los lugares,
cosas y hombres de aquellos; y de cierta ciencia revoca-
mos los estatutos, costumbres y constituciones que en contra
se hubieren hecho, queriendo que sean nulas y tenidas
como no hechas, salvas las leyes de paz y tregua y los
usages de Barcelona (45).
VI. Ordenamos que en lo succesivo ni Nos ni nuestros
oficiales, ni baron, ni caballero, ni otra persona de cual-
quiera condicion que sea, viole la iglesia catedral ni otra
iglesia, ni casa de órden, ni de religion, ni de monasterio,

ni saque violentamente de ellas ó de alguna de las mis

mas, cartas, monedas, ni otra comanda que allí se ha

lle puesta, dando facultad y licencia á los representantes de

(15) Esta ley no deroga la salvedad continuada en la ley 2o de

, este tit. Bosch tit. 5. de honores de Cataluña lib. 2. $ 24. in fine.

Oliva de iure fisci tit, 7. Véase ademas la ley 2o tit. 1. lib. 1. del segundo volúmen.

las ciudades y villas paraque sin incurrir en pena alguna civil ó criminal, puedan impedir, prohibir y oponerse á cualquier persona que contraviniere á lo susodicho (4).

[ocr errors]

Para subvencion del hospital de Santa Cruz de Barcelona se señalaron en la primera de estas leVIII.)yes mil doscientas libras anuales, y en la segunda mil quinientas, pagadoras del general (45), lo que en la tercera se prorroga hasta nuevas cortes. IX. f X. Esta ley contiene una súplica á S. M. paraque se dignase patrocinar la secularizacion de la Santa Iglesia de Tortosa á costas del Cabildo, haciendo mérito entre otras cosas de conservar aquella soberana prenda de la Santa Cinta que Nuestra Señora bajando á dicha iglesia dejó sobre la ara del altar mayor, primera reliquia á que han acostumbrado acudir los Reyes católicos luego que las Reinas se han hallado en cinta, pasando á la corte un prebendado con dicha reliquia; á lo que accedió S. M. XI. Al hospital de la Misericordia de Barcelona hasta

(14) En cuanto á cosas de contrabando, queda ya determinado lo conveniente en el art. 18 de la Real instruccion de 8 de junio de 18o5, mandada observar en Real decreto de 17 de enero de 1816 y en la circular de 21 de junio de 1828 incluyendo y renovando las letras auxiliatorias de la nunciatura apostólica para el registro y reconocimiento de las iglesias, conventos, etc. en los casos de sospecha, de ocultacion en los mismos de contrabando, segun y en las circunstancias que espresa.

Véanse ademas las leyes 18 y 19. tit. 1. lib. 2. de la Novísima.

Por lo respectivo á la estraccion de reos refugiados véanse las leyes de la Novís. rec. tit. 4. lib. 1.

(15) Véase lo notado en el tit. 26. lib. 4 de este volúmen.

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]
[merged small][ocr errors]

las nuevas cortes se le mandaron en esta ley entregar qui

nientas libras anuales de las pensiones de la generalidad (45).

TÍTULO IV.

De los obispos, prelados, clérigos , religiosos ,
de sus cosas y de sus privilegios.

LoARON, otorgaron y autorizaron los ya dichos Príncipes Ramon y Adalmus con sus magnates que los obispos requieran, pleiteen, apremien y juzguen en sus cabildos ó en sus sínodos y tambien en sus concilios y sus comunidades sobre las iglesias y clérigos y todos sus derechos y justicias y tambien sobre el quebrantamiento de treguas y sacrilegios que fueren hechos en sus obispados (4).

I. Ordenamos que los clérigos religiosos y los hombres suyos no adeuden peages ólezdas sino aquellos que los da

(1) Jacobo de Montejudaico comentando este usage dice: «Pare« ce que este usage daria jurisdiccion á los obispos sobre los clérigos « y sus derechos, como y sobre la infraccion de treguas y sacrilegios « y esto en todo caso indistintamente; pero no es asi pues, que los « obispos no tienen sobre las cosas susodichas, mas jurisdiccion que « la que les compete segun derecho canónico, y este usage solo « quiso decir que los obispos no ejerzan la jurisdiccion que les « compete en las cosas susodichas por sí solos en su cámara, sino « en los cabildos ó en los sínodos, lo que tampoco se observa ». Guillermo de Vallesica sobre el mismo usage dice: que el príncipe «en él no concede sino que declara la jurisdiccion eclesiástica ».

Es sabido que hoy dia los obispos ejercen regularmente su jurisdiccion por medio de provisores cuyo nombramiento debe hacerse en los términos que se prescribe en la ley 14 y en las notas 7 y 8. tit. 1, lib. 2. de la Novísima recopilacion. Esto en cuanto á la jurisdiccion ordinaria, pues hay ademas otros tribunales eclesiásticos privilegiados, ya en razon de las causas como en delitos atroces de que trata el tit. 9. de este libro y volúmen, el de noveno y escusado etc.; ya en razon de las personas, como los que están sujetos á la jurisdiccion eclesiástica castrense, el de los canónigos que de

ban en tiempo de los señores Reyes Pedro I y Afonso I (2).
II. Ordenamos que los clérigos en razon de cosa mueble
ó inmueble, no sean obligados al pago de coleccion alguna,
salvos los censos y agrario constituidos y antiguos esta-
tutos, segun la diversidad de los lugares (2).
III. Ordenamos que en los procesos de Regalia hechos y
que se hicieren en el principado de Cataluña, y condados
de Rosellon y Cerdaña contra personas constituidas en sa-
gradas órdenes, religiosos ó beneficiados, sea observado el
privilegio que forma la ley 6. tit... lib. 4. vol. 2 (5).
IV. Esta ley contiene una solicitud de los pavordes de
Tortosa que alegaban haber siempre pagado en Cataluña
por las rentas que tienen en Valencia, y pedian ser obser-
vada esta costumbre. Plugo á S. M. que fuese observado
la costumbre antigua.
V. Ordenamos que se observe el capítulo que contiene
la ley anterior, y si para la ejecucion del mismo se quieren
letras, líbrense dirigidas á todos y cualesquiera oficiales.
VI. Como no obstante lo dispuesto en la ley 5 de este
título, confirmando la 6o tit. ... lib. 4. vol. 2, los eclesiás-
ticos constituidos en sagrados órdenes ó beneficiados ó re-
ligiosos en causas, ó procesos de Regalias, son encarcelados
por los jueces Reales sin preceder asistencia ó requirimiento
del juez eclesiástico, y ademas ponen á las dichas personas
eclesiásticas en las cárceles comunes y no en ninguna casa
honesta, como se manda en las leyes citadas, y á veces
los detienen mas de las veinte y cuatro horas prefijadas en
las mismas; por esto Ordenamos que en adelante se quiten
dichos abusos y que los eclesiásticos sean llevados con to-
da decencia segun es debido á las sagradas órdenes y esta-

ben ser juzgados por el prelado con conjueces tambien canónigos se.
gun el concilio tridentino, etc.
(2) Véase el tit. 25. lib. 4 de este volúmen.

[ocr errors]
[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors]
[merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors]

do eclesiástico, y que no puedan ser puestos en las cárceles comunes sino en alguna casa particular honesta, como en dichas leyes se contiene; y por cuanto una de las escepciones puestas en la ley 6o tit. ... lib. 4. vol. 2. es la de no ser necesario que el juez Real pida la asistencia al juez eclesiástico estando fugado el procesado, y el tribunal Real se funda en que el eclesiástico, luego que es acusado de Regalia es sospechoso de fuga; se manda que si un eclesiástico se pusiere en poder del juez eclesiástico ofreciéndose á todas las cosas contenidas en el indicado privilegio, no pueda el tal eclesiástico ser capturado por el juez Real, quien lo debe tomar del juez eclesiástico para exigirle la declaracion en una casa honesta y no en cárceles comunes, y despues debe volverle á su juez eclesiástico para que lo tenga en la forma acostumbrada hasta el preSente.

TÍTULO V.

Que los estrangeros no puedan obtener beneficios ni
oficios eclesiásticos en Cataluña.
I. V. Este título tiene doce leyes cuyo contesto mani-
fiesta, que respecto á la opcion de beneficios y oficios
eclesiásticos eran tenidos por estrangeros todos los
que no eran hijos de Cataluña; y que los catalanes
habian siempre insistido en que á ellos solos se les
confiriesen los de Cataluña ya que se les escluia de
las piezas eclesiásticas de las otras provincias. Pero
al presente son inútiles todas estas leyes en vista de
lo que dispuso el Sr. D. Felipe V. en el capítulo 10
del Real decreto dicho de nueva planta, que es la
ley 4. tit. 9. lib. 5. de la Novísima recopilacion, y se
halla al principio de este tomo. Posteriormente S.S.
en el concordato de 44 de febrero de 4755 que se

III.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »