Imagens das páginas
PDF

El Inis. en dichas cor, C. 15.

der á los articulos dentro los seis dias primeros siguientes,
y esto personalmente en presencia del relator, si á este le
pareciere, y si el reo estuviese ausente pueda responder
por procurador á arbitrio del relator (5).
II. Ordenamos que in continenti que el reo haya res-
pondido á los artículos del actor, ó no respondiendo si el
actor quiere probar, en tal caso ipso jure et facto corran
al dicho reo cinco dias para dar interrogatorios, los que
pasados ipso jure et facto corra al dicho actor dilacion
de tres meses precisos y perentorios para probar, ya sea
por testigos, como para producir actos y otras cualesquie-
ra pruebas, dentro cuales tres meses pueda aun articular,
probar los capítulos dentro el dicho tiempo de tres me-
ses. Si el dicho actor pidiere dilacion ultramarina ó fuera
de Cataluña, de modo que los tres meses no fuesen sufi-
ciente dilacion, debe pedir dicha dilacion competente para
probar dentro de diez dias contaderos desde aquel en que
enpezará á correr la dicha dilacion de tres meses, juran-

do que no la pide para diferir la causa ni maliciosamente;

(5) Véase lo notado en el apartado nono de la nota 1. del tit.12 de este lib. Hoy se recibirán en poder de uno de los señores de la sala, si esta lo mirase conveniente; por lo demas se reciben regularmente por el escribano, ley única tit. 6. lib. 5. del segundo vol. Dichas respuestas personales pueden exigirse aun despues de denunciado el proceso si recae sobre artículos ó capítulos ofrecidos á prueba antes de la denunciacion de proceso; pero no si son presentados despues, á menos que fuesen en aclaracion de los que se habian presentado antes, Peguera rub. 15 n. 44. En ningun caso deberán admitirse sobre hechos enteramente inconducentes, pues que entonces se deniegan. A los que gozan privilegio de nobleza, previo recado de urbanidad, pasa el escribano ó recibirles las respuestas en su casa. Si las respuestas son confusas, puede obligarse á reiterarlas segunda y tercera vez, pero el escriba. no está obligado á leer al respondiente las dadas anteriormente. Paraque las respuestas no sean confusas ó ambiguas conviene que los capítulos sean claros y enteramente ciertos. Las palabras como dicho es se refieren á la ley 2 tit. o de este libro.

y con estas circunstancias la Real audiencia le concederá
una dilacion segun la distancia del lugar en que debieren
hacerse las pruebas, mientras que dicha dilacion no exce-
da de nueve meses, en los cuales se entiendan incluidos los
predichos tres meses; y si no hiciere las pruebas, que sea
condenado en resarcir los gastos que la otra parte hubiere
tenido que suportar por aquella dilacion ().
III. Ordenamos que el reo deba deducir el hecho y ar-
ticular presentando á este fin los artículos convenientes,
asi por lo que mira á la reconvencion como á cualesquiera
otra excepcion, dentro de treinta dias contaderos desde
aquel en que el actor habrá presentado sus artículos; á los
cuales debe responder el actor dentro de ocho dias, asi co-
mo queda dicho por lo respectivo al reo. Dada la respues-
ta por el actor á los artículos del reo, ó no respondiendo,
corra á el la dilacion probatoria de tres meses ó la otra
que corresponda, segun se ha dicho por lo respectivo al ac-
tor; y este tenga para dar los interrogatorios otro tanto
tiempo segun queda dicho al tratar del reo (5).
IV. Otorgamos que pasadas las dichas dilaciones y tér-
minos, ipso facto sin otra provision, los testigos dados
por cada parte sean habidos por publicados; y publicados
dichos testigos, asi el actor como el reo tengan la dilacion
de un mes para objetar y probar las tachas, corroborarlas
y defenderlas, y pasado aquel término los testigos de ta-
chas, corroboraciones y defensiones sean habidos por pu-

(4) El término de cinco dias para presentar interrogatorios de ¿ trata esta ley se observa aun, y corre en el dia ¿ al tríuo de la notificacion en que ¿ admitidos á prueba los capitulos. Cuando se hizo esta ley no se habian descubierto todavia las amé.ricas, habiéndose tenido noticia del primer viage de Cristoval Colon mientras que S.M. el Sr. Rey D. Fernando se hallaba celebrando las oortes en que se hizo esta ley. Feliu anales de Cataluña, pag. 92. tom. 5.

(5). Véase lo notado al principio de este tit.

El mis. en dichas cor. C. 16.

El mis. cm dichas cor. C. 17.

[ocr errors][merged small]

blicados ipso facto. Si pareciere á los jueces que la dilacion de objetar, corroborar y defender los testigos debiere ser mayor de un mes, puedan dar mayor tiempo mientras que no exceda el de tres meses ó el de nueve meses si la dilacion fuere ultramarina (6).

V. Ordenamos que publicados los dichos testigos sobre las tachas, corroboraciones y defensas, deba correr ipso facto la dilacion de dos meses, asi al actor como al reo, para instruir enteramente el proceso, asi en el hecho como en el derecho, de tal modo que pasados los dichos dos meses se pueda hacer relacion del proceso, y no se admitan pedimentos algunos ni producciones á alguna de las partes, á menos que por justas causas pareciere á la Real audiencia prorogar dicho término, y que aquel no pueda ser prorogado mas de un año en una ó muchas prorogaciones, cargando sobre esta prorogacion la conciencia á los jueces (7).

VI. Declarando la ley anterior Ordenamos que durante los dichos dos meses prefijados en la ley anterior para instruir el proceso, no puedan suministrarse testigos atendido que por otras leyes queda ya prefijado cierto tiempo para la prueba por testigos; sino es que á la audiencia otra cosa le pareciere segun lo árduo ó importante de las causas, siendo dichas causas de baronias, ú otras mayores, ó de estados (8).

(6) El término de un mes que esta ley señala para tachas y defender los testigos se observa aun hoy dia, quitado empero el arbitrio que dá al juez para conceder mayor tiempo de un mes; porque se quitó ya por la ley 15 de este tit.; excepto en la dilacion ultramarina. Nótese que la misma ley determina cuando debe empezará correr este mes, sobre lo cual se suscitan á veces artículos por ignorancia de esta ley.

(7) Véase lo dicho en el principio de este tit., y adviértase asi mismo que ya se habian hecho variaciones de lo dispuesto en esta ley, en la 8, 15 y última de este tit.

(8) Véase lo dicho en el principio de este tit. y nótese ademas VII. Ordenamos que el órden para abreviar los juicios establecido en las segundas cortes de Barcelona por nuestro abuelo D. Fernando, sea observado á la letra, de modo que las dilaciones corran ipso facto sin ministerio de juez ni provision alguna; á menos que alguna de las partes pretendiese que la dilacion no le habia corrido por alguna causa ó impedimento justo; y en tal caso el ministro relator, asesores y otros jueces deban declarar dentro de ocho dias despues que se le hubiere llevado el proceso; y los dichos relator, juez ó asesor cuando se les lleve el proceso deban escribir en este el dia, mes y año en que se les hubiese llevado (9). El inis, en dichas con C.73.

VIII. Ordenamos que el término de que trata la ley 5o de este título no puede por motivo alguno pasar de cuatro meses en una ó muchas prorogaciones las cuales se pueden conceder por justas causas y no sin ellas, como en dicha ley quedaba ordenado en la mayor prorogacion (40).

IX. Se manda el cumplimiento de la ley o de este tít.

X. Ordenamos que las leyes de este título queden en su fuerza de tal modo que los términos prefijados en las causas plenarias corran ipso jure et facto sin provision ni ministerio de juez; y que el escribano de la causa esté obligado á aceptar cualesquiera interrogatorios, que la parte contra quien se hubiese articulado le entregare en escritos y dentro el término prefijado por las leyes para presentarlos.

que las causas en que se disputan baronias ú otros mayores, ó esta-
dos se tienen por árduas.
(9) Véase lo dicho en el principio, y ademas nótese que las de-
cisiones del Real acuerdo citadas en los apart. 2 y 5 de la nota 1 de
este tit, están conformes con esta ley, en que se mandan correr las
dilaciones ipso jure sin ministerio de juez, ni provision alguna.
(1o) Esta ley quedó limitada en la última de este título. Véase
ademas lo dicho en el principio del mismo.

[ocr errors][merged small][ocr errors][merged small]

Finido este término esté obligado á expedir y dar á las par. tes letras compulsorias y plica en la forma ordinaria con inclusion de artículos ó interrogatorios sobre que han de ser examinados los testigos, siguiendo en cuanto á preguntar á los testigos sobre los interrogatorios antes ó despues de ser interrogados acerca los artículos, la forma que en dichos interrogatorios hubiere pedido la parte que los presentó, y si fuere requirido (44) con cláusula de recibir respuestas personales y para poder sacar actos sin ministerio ni provision de juez como sobre se ha dicho (42).

XI. En mayor declaracion del capítulo antecedente Ordenamos que el relator de la causa ó juez, en los artículos que se dieren por cada parte, á fin de evitar los impertinentes, infamatorios, injuriosos, ó en otra manera inadmisibles, deba proveer, ad respondendum ad tertiam, á fin de que la parte contraria, de palabra y no en escrito, le pueda advertir si se deben ó no admitir, y el relator ó juez hacer de ello el mérito que le pareciere; y admitiéndolos haga tambien solamente de palabra la provision currant tempora constitutionum sin dar una ni muchas dilaciones. Y dando la parte contraria interrogatorios, sean puestos en la plica por el escribano sin poderse comunicar á la parte contra la cual se dieren, hasta que sean habidos por publicados los testigos (45).

(1 1) Esta parte de la ley hace referencia á la expedicion de letras, es decir que si el escribano fuere requirido deba continuar en las letras la cláusula de recibir respuestas personales etc.

( 2) No obstante lo dispuesto en esta ley hoy, dia se observa que el mandato de exigir respuestas personales y de interrogar á los testigos se hace por órden del tribunal, el que regularmente provee denegada copia, interróguense segun estilo: es muy conforme esta práctica porque si los interrogatorios son capciosos ¿ que no deben admitirse, Peguera rub. 15 n. 9. Lo que no debe depender del arbitrio del escribano.

(15) Esta ley por lo que mira á la audiencia verbal, que el relator debia tener sobre la impertinencia ó inconducencia de los ca

« AnteriorContinuar »