Imagens das páginas
PDF
[merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

duccion alguna quedando empero depositados aquellos cuyas sentencias no se hubieren publicado. Véase lo notado en la ley 45.

XVII.

En estas leyes se prescribia el modo de discernir

XVIII las dudas sobre los salarios: que estos no se exijan del fisco aunque se declare en su favor, excepto en XIX el caso que la parte contraria sea condenada en

costas: y en la misma que los salarios no puedan ser repartidos sin certificatoria de quedar publicadas las sentencias.

[ocr errors]

XXII. Por haberse considerado que convendría para la expedicion de justicia que los salarios de los intermedios ó proveidos interlocutorios no se puedan recibir sino al tiempo que se recibe el restante salario de la sentencia definitiva Ordenamos que deba depositarse en la tabla de Barcelona, y al tiempo de recibir aquel sea guardada la forma prescrita en el salario de sentencia difinitiva. Pero si las partes concordaren ó quedase parada la causa por el término de tres años, en estos casos se puedan recibir los salarios de las providencias interlocutorias mediante certificacion de la concordia y de haber quedado parada la instancia por aquel referido término (5). XXIII. En la primera de estas dos leyes se manda dejar

(5) Esto queda derogado en la ley 29 de este título donde se dice que no puedan repartirse los salarios so pretexto de haberse omitido por tres años la prosecncion de la cansa.

una tercera parte del salario, si se reserva algun XXIV.
punto para mejor proveer: Y en la otra se manda la exaccion
de los salarios en las causas de pobres despues que estos
han ganado el pleito.
XXV. Ordenamos que los salarios de los jueces ordina-
rios del presente principado de Cataluña y condados de
Rosellon y Cerdaña deban depositarse en poder del depo-
sitario ó clavario de la ciudad ó villa en donde se tratare
la causa, el cual deba encargarse sin salario ni derecho de
cobranza, y el juez no pueda soltar dicho depósito hasta
haber sentenciado la causa: en la villa de Perpiñan se de-
ban depositar en la tabla y lo mismo se observe respecto
á los dineros que procedan de venta de bienes para distri-
buir entre los acreedores ().
XXVI. En esta ley se supone que algunos jueces no
querian fallar las causas, sin consejo de jurista, y que
no obstante exigian salario por el voto ó dictámen de este:
y en la presente ley se dispone que deben pagar el salario
los jueces, á menos que las partes les hubiesen requirido
paraque tomasen dictámen; lo que en el dia casi no puede
aCOnteCer.
XXVII. Ordenamos que la ley 4) de este título sea
guardada por todos los tribunales del presente Principado
y condados de Rosellon y Cerdaña, ora sean Reales ora ba-
ronales, eclesiásticos ó seculares ó del consulado, no obs-
tante cualquier uso en contrario.
En estas leyes se dan otras reglas sobre el re-
parto de salarios, y entre otras en la 29 se di-) XXVIII.
ce que á efecto de poderse partir los salarios -
no baste el pretexto de que las partes litigantes V XXIX.

(4) Los salarios se depositan en los términos que expresa la nota 2 de este tit, los capitales empero si está hecha la graduacion se pagan desde luego á los mismos acreedores, y sino esta hecha la graduacion se depositan en la Real tabla de comunes depósitos de Barcelona.

[merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small]

de Barcel. año 17 o 2. Cap. 5.

El mis en dichas cor. C. 29

El inis. en dichas cor. C. 45

Pedro III en las cor. de Monz. año 1363. Cap. 19.

Fernando I en las cor, de Barc. año 1413. Cap. 9.

Juan Rey de Navarra lugar.tenient.gener. de Alfonso IV.

su hermano en

han omitido la prosecucion de la causa por el término de tres años ó cualquier otro. En la XXX. 50 se pidió á S. M. que las leyes que tratan de los salarios respecto á las cantidades que en las mismas se designan, se entendiesen de moneda Barcelonesa, en nada obstante que las cantidades que se pidiesen en las causas fuesen de moneda de plata doble, jaquesa ú otra; de tal modo que en cuanto á los salarios fuese como si las cantidades pedidas fuesen de moneda Barcelonesa corriente; y S. M. resolvió que los derechos de pleitos se pagasen en moneda corriente provincial. XXXI. Sea del agrado de V. M. confirmar la ley 25 de este título paraque sea observada y en cuanto menester sea establecer y ordenar que los salarios de los jueces ordinarios del presente Principado deban depositarse en la tabla de la ciudad ó villa en que siguiere la causa, si la hubiere; y en donde no hubiere tabla, deba verificarse en poder del depositario ó clavario de la ciudad ó villa en que se seguiere la causa; no pudiendo el juez soltar dicho depósito hasta haber sentenciado: Place á S. M. (5).

TÍTULO IX.

De los salarios de escrituras judiciales.

I. EN estas leyes se fijan algunos derechos que debian cobrar los escribanos; y las penas en que incurrian, lo que es inútil, á lo menos en cuanto á las cantidades, por haber S. M. dado un arancel general 11. en 475. En cuanto á las penas se disponia en la ley Mo de este titulo que el que exigiere mas de lo que determinaba la misma ley fuese ipso jure infaIII. me, y privado de oficio. Esta ley hablaba solo de

(5). Véase lo notado en la ley 25.

algunos notarios; pero en la segunda se habla de todos; y se disponia que no podian percibir parte del salario adjudicado á los jueces y que debian estar contentos de lo tasado por las constituciones; y que los contraventores fuesen para siempre privados de oficio debiendo devolver á la parte todo lo que hubieren percibido. En la décima se dispone que en las escribanias debe haber una tablilla de todos los salarios, y el escribano que cobrase mas que lo espresado incurra en la pena de 25 libras por cada una vez, la mitad para el acusador, la mitad para el juez á quien se acudiere; y que los dueños de las escribanias que instados por los representantes de la Universidad rehusaren poner las tablillas incurran la pena de 400 libras.

[ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors]

XI. Ordenamos que los procesos originales asi de causas civiles como criminales en lo sucesivo se extien

dan en pliego entero, debiendo haber en cada una

pági

na 50 líneas y en cada línea ocho dicciones ó palabras, y

que por cada foja de dos páginas escritas en el modo

refe

rido se satisfaga al notario y escribano por su salario un

real por el original y 48 dineros por la copia por cada foja, y sino guardasen este órden las fojas, deba el notario

perder el salario de aquella foja (4).

(1) En la Valle de Aran se observa aun hoy dia que actuan en

[merged small][merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small][merged small]
[merged small][merged small][merged small][ocr errors]

XII. Ordenamos que los escribanos del crímen no puedan hacer pagar cosa alguna de la oblata que hicieren los jueces en los escritos que se presentaren bajo bena de 40 libras la primera y segunda vez, y la tercera de privacion de oficio, y que no puedan percibir regalos de los presos ni de otra tercera persona por ellos bajo la misma ú otra pena bien vista al visitador segun las circunstancias del negocio, y que los miserables sean comprendidos en la clase de pobres presos en todas las demas leyes que son favorables y hablan de presos.

XIII. Se tasan algunos derechos, y se dice que el que contraviniere incurra en la pena de diez libras con destino la mitad á la parte instante y la otra mitad á la Real tesoreria.

XIV Los grandes abusos que se observan todos los dias en los escribanos de mandamiento y notarios Reales colegiados haciéndose pagar tres reales por foja de todos los transumptos que les entregan las partes para insertarlos en

los procesos no teniendo otro trabajo que el de coserlos y

[ocr errors]

comprobarlos con los originales, cuando son copias simples,
lo que resulta en grande daño de los litigantes, por esto
Ordenamos que en todos los actos ó escrituras que se pro-
dujeren en los procesos asi transumptos auténticos como
copias simples no puedan exigir dichos escribanos de man-
damiento y notarios Reales colegiados sino seis dineros por
foja que les toca de derecho de custodia, bajo pena de pri-
vacion de oficio.
XV. Se tasan aquí los derechos que podian cobrar los
escribanos de mandamiento por el despacho de letras, lo
que es inútil pues debe estarse á lo qne dispone el aran-
cel de 475).

papel blanco ; y en cuanto á los derechos por cada foja hay el arancel de 1754.

« AnteriorContinuar »