Imagens das páginas
PDF
ePub

no vendamos tribunal, bailia, ni vegueria, pues en esto
podria padecer la administracion de justicia y los súbdi-
tos quedarian oprimidos.
II. Ni Nos ni nuestros sucesores puedan comprar den-
tro de los términos de algun castillo de baron, ó de caba-
llero, ó de algun otro que no lo tenga por S.M., alodio
alguno de los que tal vez hubiese en aquel castillo.
III. Se prohibe el comprar mulo alguno por mayor pre-
cio de treinta libras bajo ciertas penas.

IV. Se prohibe el que ninguno pueda usar, introducir ni vestir paños extrangeros; y se crean comisionados para zelar sobre la bondad de los del Principado.

V. Se pone cierta limitacion á la ley anterior, y se con. cede el término de dos años para dar salida á los que habia ya introducidos.

VI. Se mandan observar los capítulos y actos de cor

enfiteutas, estilo de la comarca etc.; y no precisamente atenerse á si la finca pertenece ó no á iglesia ó mano muerta; pues que de otro modo se barrenaria, como se ha dicho, la principal fuente de la riqueza territorial , y se echarian abajo la mayor parte de las familias de la provincia. Pero estas, es necesario que no se resistan al pago de los censos; y que recuerden que si ahora son propietarios, es porque pagan los censos por lo general módicos en comparacion del valor que tienen en el dia las tierras. Es efectivamente doloroso que muevan disputas á los señores y que tengan por insoportable el pago de censos, cuando ellos al subestablecer las tierras exigen de los subenfiteutas unos censos mucho mayores sin comparacion alguna.

Tal vez seria bueno para la provincia y aun para todo el reino extender á las tierras lo dispuesto con respecto á las casas en las ley 4 tit. 25 lib. 7 de la novíssima recop., expresando que los expedientes de que tratan aquellas leyes puedan formalizarse ante los alcaldes mayores; declarándose válidos todos los hechos hasta aquí, así de casas como de tierras; prácticándose empero ahora las diligencias si estas se hubieren omitido. Esta disposicion evitaria en lo sucesivo muchos pleitos, y tal vez produciria en las demas provincias un aumento considerable de poblacion y de riqueza.

[merged small][ocr errors][merged small][merged small]
[merged small][ocr errors][ocr errors]

t es sobre los lugares en que debe venderse y pesarse el azafran (5).

VII. Se pedian en esta ley algunas formalidades para la venta de granos en caso que á la Real Audiencia le pareciese caso urgente por el cual se pudiese compelerá la venta: pero S.M. determinó remitirlo al Lugarteniente general para que con dictámen del consejo providenciase lo mas conveniente y que hiciese satisfacer los trigos á sus dueños al precio que valiere en aquellos lugares al tiempo que los tomaren, sin perjuicio de las regalías de S.M., quedando provista la tierra de lo necesario á conocimiento de dicho Lugarteniente general, y recibida informacion de las ciudades, villas y lugares.

TÍTULO XX.

De las usuras y permutas.

I. SI se hiciere escritura de venta en fraude de usuras, sea habida como vana é irrita y el contrato sea habido por usurario (4).

En cuanto á este punto de enagenacion de cosas eclesiásticas, debe tambien tenerse presente la Real órden del consejo de 19 de setiembre de 176o, en que se manda á la audiencia remita los despachos que se le presentaren de la Nunciatura ó de la Corte Romana, en los que se conceda facultad y licencia para vender fincas eclesiásticas; y que la audiencia consecuente á esto mandó á todos los corregidores, tenientes, bailes, sosbailes y demas personas de cualesquiera estado, grado, calidad ó condicion que en el caso de lograr, obtener ó llegar á su poder ó noticia cualesquiera de los despachos indicados, los presenten á la Real audiencia ó den noticia á la misma.

(5) Esta ley y las anteriores son inútiles; la 1 y 2 como contrarias á las regalías de S. M.; la 5 porque ha variado enteramente el precio de las cosas y hay otras providencias sobre las crias de ganado mular: la 4 y 5 porque en el dia debe estarse á las leyes generales del reino sobre el particular y en cuanto á la última habiendo llegado á ser insignificante la cosecha de azafran poco puede aprovechar tambien

(i) Véase Cancér part. 1. cap. 15 n. 5 y siguientes.

II. Ni Nos ni ningun oficial nuestro obligue á cristiano alguno á pagar usuras á otro cristiano, siendo la usura manifiesta, de dineros á mayor cantidad de dineros, de cantidad de trigo á mayor cantidad, y así de las otras cosas: bien entendido empero que esto no se extienda de las baratas para que los barones y caballeros puedan encontrar quien les preste dinero y aun á quien prestarlo.

TITULO XXI.
De alquileres (1)

I. LA pragmática de domibus evacuandis que es la ley 4

(1) En Cataluña se ha observado siempre y se observa aun que los colonos no tienen derecho de tanteo, ni de ser mantenidos mas tiempo que el convenido. No habiéndose pactado el tiempo de darse el desaucío deberá observarse el de la ley 5 tit.1 o lib. io de la novisima; y en cuanto á la reconduccion por falta de desaucío, deberá tambien observarse lo que dispone aquella ley.

En cuanto empero á lo que dispone la ley 4 y la nota 2 de dicho tit y lib. nunca se ha observado en Cataluña, y seguramente que ni siquiera se circularian en esta Provincia las Reales cédulas de 6 de diciembre de 1785 y 8 de setiembre de 1795 porque se ve ¿ el principal objeto de aquellas cédulas era la contribucion extraor

inaria impuesta temporalmente en las veinte y dos provincias de

los reinos de Castilla y Leon, la que no se impuso en Cataluña donde ya se cobraban las contribuciones por el estilo que prescribian aquellas cédulas; y esto al paso que lo comprueba la nota (a) de dicho tit. y lib, lo convence tambien lo que se dirá en las notas sobre el tit. de diezmos.

Cancér part. 1 cap. 14 n. 26 dice, que el arrendamiento para largo tiempo se reputa por ¿ y que sobre cuando debe ó no reputarse por largo tiempo, debe estarse á la costumbre de cada pais: que en el presente principado es varia esta costumbre: que lo mas frecuente en la mayor parte del principado es hacerse los arriendos por un quinquenio que en falta de costumbre ó privilegio se tiene por largo tiempo el de diez años, refiriéndose para esto á Socarrats en su comentario á las conmemoraciones de Pedro Alberto p. 128 no 76 y pag. 551 no. 26 y Solsona Lucerna laud. in 4 praeludio n. 27 y 28.

[ocr errors][ocr errors]

Felipe en las primer cor. de Barcelona año

1599. Cap. 26

de este título en el 2o volumen, sea generalmente observada en todo el principado de Cataluña y condados de Rosellon y Cerdaña; y por cuanto muchas veces dichas causas son, aunque indebidamente, avocadas á la Real audiencia o al teniente general gobernador de cataluña ó de los dichos condados de Rosellon y Cerdaña, y los dueños de las casas están muchos años sin poder expeler á los inquilinos, si efectivamente se avocare, el juez por ante quien se sustanciaren dichas causas deba pasar adelante segun el órden prescrito en dicha pragmática, no obstante cualesquiera inhibicion de la Real audiencia ó de los otros susodichos, pues debe entenderse ser hecha contra mente ó intencion de dicha Real audiencia; y en caso que pasado el tiempo de la pragmatica de los diez y tres dias respectivamente, el inquilino no desocupare la casa, así en Barcelona como fuera de ella, sea obligado á pagar el alquiler triplicado (2) haciéndose para su cobro pronta ejecucion en la misma fuerza qne se puede hacer por el alquiler pactado (5).

II. Para evitar las vejaciones, efugios y dilaciones que los inquilinos ó arrendatarios de torres, heredades, tierras, campos, viñas y otras propiedades acostumbran usar para no dejarlas, y a fin de excusar los pleitos que de ello resultan y los grandes gastos que en esto se hacen, Ordenamos que la pragmática de domibus evacuandis, tenga y haya lugar in praediis rusticis.

En cuanto á las preferencias de inquilinato veanse las leyes de la novisima recopilacion, y los diferentes decretos de S. M. (Q. D. G.) Cancér part. 1 cap. 14 trae muchas cuestiones practicas fundadas en el derecho comun sobre arrendamientos, al cual podrá consultarse cuanto ocurre en el particular. (2) Esta pena no la he visto observar tal vez por ser bastante crecida. (5). Véase la ley 1 de este tit. en el 2o vol. donde se explica largamente el modo de seguir estas causas y las cuestiones que sobre el particular se pueden suscitar. Véanse tambien los cap 55 y 54 ley 1 tit. 15 lib. 1. del 2o vol.

ÍNDICE

DEL TOMO PRIMERO.

Paginas.

HistoRIA de las leyes de Cataluña y de las tres recopilaciones que de ellas se han hecho, con algunas advertencias sobre el método que se ha observado en su traduccion. . . . . . . . . . . . . . . Epítome de la genealogia de los Condes de Barcelona incluso el Sr. D. Felipe V de Castilla, IV de Aragon, que dió nueva forma de gobierno al principado de Cataluña, con un indice de las leyes que cada Conde ha hecho alpié de su genealogia.. Rl. DECRETo de 46 de enero de 1746, en que se dispone la nueva forma de gobierno del principado, con algunas otras leres publicadas para la observancia del mismo y con notas de algunas variaciones que ha tenido aquel decreto. . . . . . . . . PaoEMio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . LIBRO I. Tit. 4 De la santa Fe Católica . . . . . . Tit. 2 De la Concepcion inmaculada de la sacratisima JVirgen Maria... .. . . . . . . . . . Tit. 5 De las santas Iglesias y Hospitales, sus cosas y privilegios . . . . . . . . . . . . . . . . Tit. De los obispos, prelados, clerigos , religiosos, de sus cosas y de sus privilegios . Tít. 5 Que los extrangeros no puedan obtener beneficios ni oficios eclesiásticos en Cataluña Tit.6 De las cosas prohibidas á los Clérigos .... Tit. 7 De la santa Inquisicion , oficiales, ministros, y familiares de aquella... ... Tit.8 De la santa cruzada . . . . . . . . . . . . . . . Tit. 9 Del comisario del Breve apostólico contra los

(4)

(24)

(8) 4

M M 42 20

22 25

25 28

« AnteriorContinuar »