Imagens das páginas
PDF
ePub

Fernando VII habia conspirado contra su padre. La infanta Carlota no quería ser menos y trataba de usurpar sus estados á su hermano.

Tal estado de descomposición ¿era para asegurar la fidelidad de nadie?

Puede hoy serenamente juzgarse lo en América ocurrido y, lejos de vituperar la conducta de los americanos, debe repetirse con un historiador contemporáneo

[graphic][ocr errors][subsumed][ocr errors][subsumed][ocr errors][ocr errors][subsumed][ocr errors][merged small]

que los vergonzosos episodios de Aranjuez, de Bayona y de Valencey eran agüero harto alarmante de lo que había de acontecer en el próximo reinado, y que asi «acriminar á los americanos su separación en tales momentos, es como vituperar la previsión del que abandona un edificio al sentir las primeras trepidaciones de un terremoto. »

El 25 de Julio de 1808, llegó de España al puerto de Montevideo la barca Santo Cristo del Grao. Llegó con ella la Real cédula de 10 de Abril del propio

año, que ordenaba la jura en aquellos dominios del Rey Fernando VII. El gobernador de la plaza, don Francisco Javier Elio, dió cuenta al virrey Liniers de haber proclamado por bando al nuevo Rey y de haber señalado para el 12 de Agosto el solemne acto de la jura. Dispuso Liniers que se aplazase el acto para el día 31 y así se hubiera hecho, sin la llegada de Mr. Sassenay, emisario de Napoleón encargado de instar el reconocimiento de José, ocurrido el 13 y que obligó á anticipar la jura el dia 21.

El aplazamiento de la jura ordenado por Liniers, una proclama que dictó el 15 de Agosto y fué reputada por algunos de sospechosa, la circunstancia de ser de origen francés y el acto de entregar el mando de las tropas á su hermano, el Conde Liniers, atrajeron sobre el virrey, si antes ya no existia, la animosidad de Elio. Permitióse el gobernador de Montevideo hacer oficialmente á Liniers algunas advertencias. Tomólas Liniers á mal y á su instancia acordaron la Audiencia, el cuerpo consistorial, el obispo diocesano y las principales autoridades de Buenos Aires el comparecimiento en aquella capital de don Francisco Javier de Elio.

Fundándose en razones de alta política, solicitaron Elio y el cabildo de Montevideo la revocación de tal orden, peligrosa á su juicio en momentos de tanta agitación. Decretó entonces el virrey por si solo la deposición del gobernador y nombró en su lugar al capitán de navio don Juan Angel Michelena. Protestaron los habitantes de tal disposición y acordaron la creación de una Junta, dando cuenta de ello al virrey y al Gobierno supremo de la Nación.

Volvió entonces Liniers sobre su primer acuerdo y acallando todo rencor, se allanó á que continuase Elio en el gobierno de Montevideo, á condición de que fuese

Parsons anulada la Junta. Pero bastaba que Liniers quisiese esto para que Elio juzgase conveniente conservarla. Hizolo así y quedó cortada desde entonces toda correspondencia entre el gobernador y el virrey. No ocurrió lo mismo entre los ayuntamientos de Montevideo y Buenos Aires

[graphic]

que mantuvieron constante y estrecha correspondencia que no tardó en dar sus frutos.

El dia 1.o de Enero de 1809 estalló en Buenos Aires un motin. Presentóse en la plaza la multitud y pidió que á imitación de Montevideo se constituyese una Junta.

Congregó Liniers en su palacio las autoridades y propuso hacer renuncia de su mando en el oficial más condecorado, á condición de que no se llevase á efecto la instalación de la Junta popular. No logró su propósito. Se le aceptó, empero, la dimisión y asi se comunicó al pueblo.

Algunos comandantes de los cuerpos patricios entraron en esto precipitadamente en el fuerte, mostrándose dispuestos á sostener la autoridad del virrey contra los amotinados. Cedieron éstos y fué Liniers restituido á la plenitud de su autoridad.

No costó ya trabajo descubrir la trama de aquella insurrección. Habiala promovido el ayuntamiento, de acuerdo con algunos comandantes y cuerpos de patricios y secundado por elementos populares. Se prendió a los principales instigadores, y don Martin Alzaga, don Esteban Villanueva, don Juan Antonio Santa Coloma y don Francisco Neira fueron relegados á la costa patagónica. Un indulto en favor de la multitud, no sin algunas reservas, que por fortuna no tuvieron jamás las consecuencias que se temió, dió fin á aquella jornada.

Prohibióse desde entonces al cabildo celebrar sesión alguna extraordinaria sin conocimiento del jefe superior y se decretó el desarme de los cuerpos voluntarios de vizcainos, catalanes y gallegos que más se habian distinguido en la sedición.

Alarmada la Junta central por la noticia de las disensiones entre Liniers y Elio, nombró virrey de Buenos Aires al teniente general don Baltasar Hidalgo de Cisneros, marino que se había distinguido en el combate de Trafalgar. Llegó Cisneros á Montevideo á principios de Junio de 1809.

Al tiempo que á Cisneros virrey, nombró la Central á Elio subinspector general de todas las milicias argentinas, y gobernador de Montevideo á don Vicente Nieto.

Reconocióse á Liniers una asignación anual de 100,000 reales sobre las cajas de Buenos Aires, y el título de Conde de esta ciudad.

Bien pronto pudo convencerse Cisneros de cuán gratuitas habían sido las sospechas que se había sentido contra Liniers. Este pundonoroso militar rechazó cuantas proposiciones se le hicieron para que, contra lo acordado en la metropoli, retuviese el mando. Tomando una pistola en la mano, prometió suicidarse antes que faltar á sus deberes de lealtad.

Llevaba Cisneros á su virreinato instrucciones que, como dadas desde lejos y sin exacto conocimiento de la situación, no pudo en su mayoría cumplir. Habíasele encargado que disolviera la Junta de Montevideo, si bien colmándola de encomios y distinciones; que sobreseyera en el proceso incoado á consecuencia del motin del 1.o de Enero poniendo en libertad á los deportados y haciendo en su favor declaraciones honoríficas; que dispusiese el inmediato reembarco de Liniers para España; que disolviese los cuerpos de arribeños y patricios, compuestos exclusivamente de criollos y reorganizase los europeos de gallegos, vizcainos y catalanes, y que anulase, en fin, la denominación de los cuerpos urbanos armados por provincias y lugares de su nacimiento, para organizarlos de nuevo como españoles con oficialidad propuesta por Elio y aceptada por el propio Cisneros.

Convengamos en que las tales instrucciones no eran las más á propósito para restablecer la calma de aquel agitado país.

Apenas tuvieron noticia de esas instrucciones, reuniéronse los jefes principales de las milicias, Belgrano, Pueyrredón, Viamonte, Terrada, Azcuénaga y Martin Rodriguez con personas de las más notables, como Rivadavia, y decidieron declararse en abierta desobediencia, declarándose unos por solicitar el apoyo de Liniers y otros por instituir una Junta provisional que gobernase durante la cautividad de Fernando VII, en nombre de la Infanta Carlota.

Decidióse explorar la voluntad de Liniers, y entonces fué cuando el popular ex virrey se negó enérgicamente á todo acto de rebelión. No sólo se negó, sino que pasó á la Banda Oriental á recibir á Cisneros, le entregó el mando, le hizo imparcial relación del estado del país y le aconsejó lealmente que adoptase temperamentos de templanza y desistiese de ejecutar alguna de las peligrosas instrucciones que traia. Solicitó además Liniers de Cisneros que le permitiese retirarse á ciento cincuenta leguas de distancia, para quitar á la maledicencia toda ocasión de ejercitarse. Encaminose luego Liniers á Buenos Aires y entregó alli el mando de las fuerzas populares á Nieto, en representación del virrey.

Cisneros entró en Buenos Aires el dia 30 de Junio. No desarmó los cuerpos de arribeños y patricios, ni envió a España á Liniers, ni puso á Elio en posesión del cargo de inspector de milicias. Hacía bien conduciéndose con prudencia.

El estado del país no aconsejaba otra cosa. Cualquier pretexto bastaba para que estallasen sublevaciones.

Hacia apenas un mes que se había producido por motivo futil un serio conflicto en la ciudad de Charcas ó Chuquisaca. El nombramiento de provisor eclesiástico dió lugar á que se formasen dos partidos: en el uno figuraban el cabildo eclesiástico y la Audiencia, en el otro el arzobispo y el propio presidente de la ciudad, teniente general don Ramón García León de Pizarro. Dividiose con las autoridades el pueblo, intervino el general Goyeneche, comisionado español, para sostener en América los derechos de Fernando VII, y tales fueron sus consejos á Pizarro, que Pizarro en vez de refrenar provocó el motin.

La primitiva causa de disgusto, aquel nombramiento de provisor, se transformó en una acusación, contra Goyeneche y Pizarro, en connivencia con la Infanta Carlota para entregarla el virreinato. La prisión del sindico procurador de la Universidad y el anuncio de otras acabó de acalorar los ánimos.

El 25 de Mayo tocó el pueblo á rebato las campanas de las iglesias, atacó armado al palacio del presidente, encerró á éste en un calabozo y confió el gobierno civil al oidor decano de la Audiencia y el militar al coronel don Juan Antonio Alvarez de Arenales,

Dirigió en seguida el nuevo gobierno de Chuquisaca una exposición al virrey haciendo protestas de fidelidad á Fernando VII y acusando al gobernador Pizarro de alta traición. Si esta sublevación debía servir de aviso á Cisneros, confirmación de cuantos

temores pudiese abrigar fué la ocurrida antes de un mes de su instalación en el virreinato, en el pueblo de la Paz. Sublevóse aquí la gente el 16 de Julio apoyada por un batallón de milicias y los gritos de ¡Viva Fernando VII! ; Mueran los chapetones! (1). Nombró el pueblo una Junta á que tituló Junta tuitiva de los derechos de Fernando VII y para la que designó solamente hijos del pais; dióse una Constitución, reformó el régimen administrativo y levantó tropas. En una proclama dirigida al país expresaron los paceños sus quejas y sus aspiraciones, sosteniendo que hasta entonces habían tolerado una especie de destierro en el seno mismo de su patria y visto con indiferencia por más de tres siglos sometida su primitiva libertad al despotismo y tiranía de un usurpador injusto que, degradándoles de la especie humana, les había reputado por salvajes y mirado como esclavos, y que era ya hora de sacudir tan funesto yugo. « Ya es tiempo, añadían, de organi

zar un sistema nuevo de gobierno fundado en los intereses de nuestra Patria. Ya es tiempo, en fin, de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor titulo y conservadas con la mayor injusticia y tiranía. »

Mal se compadecían estas explícitas manifestaciones en favor de la independencia con aquellos vivas á Fernando VII y con aquel título de su Junta de tuitiva de los derechos del Monarca español.

(1) Españoles.

« AnteriorContinuar »