Imagens das páginas
PDF
ePub

de los inocentes hijos de la Francia : al llegar aquí, tiembla la pluma en nuestra mano, y apenas podemos trazar los caracteres. La anarquía se habia apoderado de la patria, é invadido el santuario de las leyes. En vez de emplearse las formas legales, servia de única é irrecusable prueba la inscripcion en la lista de que hemos hablado: á las dos horas de haber sido preso un desgraciado, ya no existia; sin defensa , sin pruebas, sin justificar siquiera la identidad de la persona. Hombre hubo, que sentado ya en el suplicio, fue preguntado por su nombre, y conocido el error, se le desató y puso en libertad. ¡Desventurado! ya habia sufrido la muerte, puesto que habia padecido sus mortales agonías. Así perecían agarrotadas veinte y mas personas cada noche en la cárcel y al día siguiente aparecian suspendidas de las horcas en las plazas públicas. Un sacerdote que confesaba á los reos, horrorizado con la muerte de algunos inocentes, acudió al tribunal, solicitó mas detenimiento, mas justicia; pero fueron despreciados sus ruegos, y se le impuso silencio. Trescientos individuos de la sociedad fueron ajusticiados de este modo arrebatado é ilegal: á nosotros, concluye el citado historiador, nos atemorizan mas los asesinatos jurídicos, que los puñales del vulgo

[merged small][graphic]

LIBRO XII.

£1 puente de Pajazo. = Entrada de los franceses en Buñol. = Generosidad de Moncey. ■= Se aproximan los franceses á Valencia. —• Carta de Moncey.—Contestaciones de la junta. = Intimacion de Moncey. —Resolucion de la junta. —Don Josd Caro, general. = Combate de S. Onofre. = Moncey delante de Valencia. =■ Decision del pueblo. = Ataque de la puerta de Cuarte.— Retirada de Moncey.

Ntre Tanto caminaba el mariscal Moncey hacia Cuenca, donde entró el once de Junio, encargado por Murat de dirigirse á Valencia con una division de ocho mil hombres. Debian agregársele algunos guardias de Corps, españolas y walonas, que aunque así la hicieron, desertaron casi todos á la primera ocasion de las filas enemigas. D. Pedro Adorno, general en gefe de la division valenciana, que se hallaba todavía en Bequena la víspera de que atacasen los enemigos, dispuso que las tropas de su mando se posesionasen de tres puntos que le parecieron mas ventajosos para la defensa. Al puente de Pajazo destinó tres mil quinientos hombres, á las Contreras trescientos tiradores diestros, mandando cortar un puente que habia de madera ; y todo el resto de la division, que se hallaba acantonada en varias partes, la situó en Vadocañas, dando las correspondientes órdenes á los oficiales de los destacamentos para que sin dilacion acudieran á sus respectivas posiciones. A las seis de aquella misma tarde fueron trasportados los cuatro cañones que se hallaban montados junto á la ermita de S. Antonio de Requena , al puente de Pajazo , llegando á este punto entre las once y doce del siguiente dia; pero demasiado tarde para Tom. II. 24

[graphic]
« AnteriorContinuar »