Imagens das páginas
PDF
ePub

lugar la restitucion de la dote y que se quejan los acreedores que se ha hecho con fraude y en su perjuicio, y es grande la sospecha que se tiene de estas pagas ó restituciones de dotes que allá llaman pagamentos: Por tanto anulamos y revocamos todos los pagamentos que por los tales dueños de lugares se hubieren hecho despues de la espnlsion, aunque se haya guardado en ellos la forma que de fuero ó costumbre se debe guardar, queriendo que sean habidos por no hechos. Y reservamos derecho á las mugeres, si quisieren, para instarlos de nuevo con que esto se haga llamados los acreedores ó electos de ellos en cada casa.

23. Y asimismo porque en las nuevas poblaciones algunos dueños de lugares no embargante que sabian cuan cargada estaba su hacienda han querido usar de liberalidad en perjuicio de sus acreedores dando ó repartiendo entre sus mugeres , hijos, deudos, criados, servidores, amigos y otras personas diversas, casas, tierras y propiedades sin particion , censo ni cargo alguno ó con menor del que se han obligado los nuevos pobladores en las escrituras de las poblaciones generales de los lugares en donde están las tales casas, tierras y propiedades: lo cual demás de estarles prohibido por derecho se les advirtió por el dicho regente Fontanet nuestro comisario, por medio de sus pregones, que no lo podían hacer: mandamos espresamente que todas las concesiones hechas en la manera dicha por los dueños de lugares, á quienes habemos hecho merced de reducirles los censales por ver que tienen cargadas sus casas, se anulen y den por ningunos segun que nos por la presente las anullamos y damos por tales aunque semejantes concesiones se hayan hecho en paga, satisfaccion ó remuneracion de deudas , servicios y otras obligaciones. Y por consiguiente, mandamos que los que han adquirido con ellas las dichas propiedades las dejen 6 paguen los mismos censos, particiones ó cargos á que se han obligado en las escrituras de las obligaciones generales los pobladores que han firmado en ellas, quedando, empero, salvos á los nuevos adquisidores todos los derechos y acciones que por sus créditos, servicios y otras obligaciones se les debieren; no embargante que algunos electos de acreedores de cualcsquier casas hayan cometido en los dichos enfranquecimientos ó bajas, y cualesquicr jueces ó ministros nuestros lo hubieren autorizado, y aunque lo que se hubiese cargado á los nuevos adquiridores fuese lo propio que los moriscos pagaban antes de la espnlsion: porque en semejantes casos hay daños de tanta consideracion que aun con la mejora que se ha hecho con la nueva particion nos han obligado á habellas de conceder la reduccion. Por esto no se ha de entender en los casos particulares en que nos parecerá justo mandar espresamente lo contrario.

24. Y porque para dar asiento á todas las casas que le han pedido y ha parecido ó parecerá que tienen necesidad de él y obviar á muchas fraudes y daños que la esperiencia ha mostrado que causan así á los dueños de los lugares como á los acreedores las administraciones de las haciendas por via de secuestros, y en otras maneras ninguno hay mas seguro y acertado que el de los arrendamientos de las dichas haciendas: mandamos que todos los lugares cuyos dueños han pedido reduccion y se les ha concedido ó concediere se arrienden públicamente en la ciudad de Valencia y en las demás partes del reino adonde I

pareciere convenir llamados para esto los electos de los acreedores de cada casa nombrados por orden del dicho regente nuestro comisario: Y los que fueren nombrados en lugar de los muertos, ausentes ó impedidos por los acreedores que por sí ó por sus procuradores se hallaren presentes en la ciudad de Valencia juntados por órden del virey y que se libren los arrendamientos á quien mas ofreciera por ellos, admitiendo á cualesquiera acreedores y censalistas para dar (siquieren) su dita ó puja como los demás, obligándose ellos á depositar por entero los precios de los arrendamientos sin retencion de lo que se les debiere; lo cual pueden despues pedir como los demás y que hechos los arrendamientos cesen cualesquier secretos ó administraciones que entonces hubiere en aquella hacienda. Y si hechas las debidas diligencias para hallar arrendador por el tiempo que pareciere bastante al virey y á la sala civil de la audiencia que él señalare, no se hallare quien quiera tomar el arrendamiento por loque al virey y sala pareciese justo sin dar lugar á fraudes, se secuestren las dichas rentas v emolumentos de la jurisdiccion de esta manera: que juntados en la ciudad de Valencia cou voz de pregonero los acreedores de aquella casa y procuradores de los ausentes en la forma arriba dicha , nombren de entre ellos ú otros la persona que pareciere bien á la mayor parte de los que en la junta se hallaren; y notificando el nombramiento al virey y en su caso al regente la lugartenencia general proponga á la persona nombrada en la dicha sala; y aprobándola allí se le dé el secresto con el menor salario que fuese posible; dando el nombrado fianzas suficientes á arbitrio de la misma sala, y que de los precios de los arrendamientos paguen ante todas cosas los arrendadores á los secrestadores de los lugares, á los dueños de ellos, los alimentos que les habemos tasado, sin que en los dichos alimentos se les pueda poner embargo alguno y despues los demás alimentos tasados sobre aquella hacienda ó cualesquier otras personas por juez competente, ó de otra manera debidos antes de la cspulsion con la reduccion por nos de ellos y otras ánuas prestaciones hechas, y lo demás se deposite en la tabla de Valencia á suelta de la audiencia, la cual lo reparta entre los acreedores i sueldo y á libra rata por cuantidad en cuanto bastare, y si sobrare algo se podrá convertir en redimir censales ó en otras cosas á nos bien vistas.

25. Por ser las poblaciones de los lugares de donde fueron espelidos los moriscos, el fundamento sobre que se ha de asentar y fundar la paga de los censales y cargos que tanto importa á nuestro servicio, bien y aumento del dicho reino, se han procurado facilitar todo lo que ha sido posible. Y porque los dueños de los dichos lugares ó casi todos han cargado tanto á los nuevos pobladores, que les seria imposible llevar otra sobrecarga de pagar los censales y cargos no solo propios de los dichos dueños, pero ni aun los de las aljamas ó universidades ni de los particulares moriscos espelidos cuyas casas ó tierras les han cabido en la nueva poblacion, se les dió intencion de que mandaríamos que los dichos nuevos pobladores no pudiesen ser egecutados por ellos sino en caso que constare claramente que en alguna de las dichas poblaciones hubiese fraude ó engaño en perjuicio de los acreedores, lo cual hasta agora no se sabe; y es justo, que pues lo que se ha cargado á los nuevos pobladores entra en beneficio de los dichos dueños de lugares, les quede la obligacion de pagar estos censales y cargos en todo ó en parte, conforme al estado en que cada casa se halla , y lo que sobre cada una de ellas habemos resuelto sin que por ellos puedan ser egecutados ni molestados los pobladores: por ende mandamos que se cumpla y egecute así, escepto en los lugares en cuyas poblaciones se han encargado de ellos los nuevos pobladores los cuales puedan ser compelidos á pagar y cumplir lo que han ofrecido.

26. Y porque será de poca importancia para la conservacion de las mismas poblaciones que por deudas á que los nuevos pobladores estaban obligados antes de poblar en los dichos lugares, no pueden ser egecutados en los bienes raices que les han sido establecidos ó repartidos, ni en los frutos de ellos., ni en los bienes muebles que precisamente son necesarios para su vivienda, y parala labranza 6 cultura de las tierras, como son mesas, camas, bueyes, cabalgaduras ó instrumentos que llaman arcitorios y cosas semejantes á estas, ni tampoco en sus personas, quedándoles cuanto á lo demás sus derechos salvos á los acreedores; porque de otra manera , siendo por la mayor parte los nuevos pobladores gente pobre y muy adeudada, seria imposible que inquietándolos con egecuciones, pudiesen permanecer por alguna via las poblaciones. Por ende atendiendo (como está dicho) á la conservacion y permanencia de ellas; yá que teniendo los pobladores esta seguridad, acudieran muchos mas de los que acuden, como se ha visto y ve en muchos lugares, así en el dicho reino de Valencia como fuera de él; que los serenísimos reyes nuestros predecesores concedieron semejantes privilegios á los que fuesen á poblados. Mandamos que contra los dichos nuevos pobladores en sus personas ni en las cosas aquí declaradas, se pueda por ninguna deuda ni obligacion suya de cualquier tiempo antes de la espulsion hacer cgecucion ni otro género de embargo ni molestia; y que todos y cualesquier jueces y tribunales á quien tocare así lo cumplan y contra esto no provean ni hagan cosa alguna , áo pena de nulidad y otras arbitrarias al judicante; así respecto de la parte que lo instare, como del juez que lo proveyere.

27. Y para mayor seguridad de las mismas poblaciones y remedio .de muchos inconvenientes: por la presente mandamos que cuanto á los nuevos pobladores de lugares de moriscos del dicho reino se quite de todo punto , como con esta nuestra pragmática quitamos el estilo que llaman de la gobernacion por el cual suelen en aquel reino los acreedores egecutar á los vasallos por deudas propias de sus dueños: de tal manera, que con los nuevos dichos pobladores no se guarde ni use, ni se pueda guardar ni usar en manera alguna el dicho estilo por ninguna causa ni razon por apretada y privilegiada que sea, so la misma pena de nulidad y de otras arbitrarias como queda dicho arriba.

28. Y atento que en las instrucciones que mandamos dar á los dichos regentes nuestros comisarios, les encargamos no diesen lugar á que los pobladores nuevos cristianos, cristianos viejos se obligasen á las tandas, cofras y servicios personales que prestaban los moriscos, y que advirtiesen del lo á los dueños de lugares, para que en lugar de esto cargasen algunos censos moderados; y despues ha constado por las escrituras de algunas nuevas poblaciones, que en las pocas que se asentaron antes de la llegada de los dichos nuestros comisarios á Valencia, y aun despues de ella han obligado á los nuevos pobladores á algunos de estos cargos y servicios, y el cargar estos servicios sin mucha consideracion podrían causar muchos inconvenientes: por la presente nuestra pragmática nos reservamos facultad para quitar, anular, reformar, conmutar y moderar siempre que fuésemos servido todos los servicios personales que se hallaren haberse cargado á los nuevos pobladores, así cuanto á los lugares cuyos dueños han pedido reduccion como cuanto á los demás.

29. Y pues con lo que arriba habemos dicho y ordenado parece que queda bastantemente proveido á la seguridad de los pobladores para que no puedan ser molestados de manera que les fuese forzado desamparar las nuevas poblaciones, tambien será justo que por su culpa dellos no se despueblen 6 vengan á menos las poblaciones que con tanto trabajo hasta aquí se han hecho y adelante se hicieren: por tanto estatuímos, ordenamos y mandamos que ninguno de los que nuevamente han poblado ó poblaren en los lugares del dicho reino de que han sido espelidos los moriscos, pueda en tiempo alguno vender ni enagenar, ó en cualquier manera disponer en todo ni en parte de las casas y tierras que en las poblaciones les han cabido ó cupieren en favor de otro vecino del propio lugar ó término en que están las tales casas y tierras, antes bien en caso que quisieren deshacerse dellas en persona de otro, haya de ser y sea en forastero de tal lugar y término, que sea obligado ir á vivir en él con su casa y familia real y verdaderamente y sin ficcion alguna, y así bien que nadie pueda comprar ni adquirir en un mismo lugar y término mas tierras ni casas de los que en el tiempo de la nueva poblacion de él se señalaron á un mismo poblador del mismo lugar, aquel es á saber á quien cupo mayor porcion. Y si lo contrario en algo de lo susodicho se hiciese, sean las alicuaciones, contratos y disposiciones nulas y de ningun efecto v valor, y los que de hecho las hicieren pierdan ipsoJacto las dichas casas y tierras, las cuales se apliquen luego al dueño del lugar ó término donde están á efecto de repartir y entregarlas á otros nuevos pobladores con los cargos y en la forma que los primeros tenian ó en otra manera que mas provechosa sea á ellos y á sus acreedores. Y esto se guarde durante nuestra real, mera y libre voluntad y hasta tanto que otra cosa mandemos y ordenemos. *

30. Y no importando menos prevenir los daños que puedan seguirse en lo venidero que remediar los presentes: mandamos que ningunos dueños de lugares de los que han pedido y á quienes se ha concedido reduccion, ni los que despues de ellos los poseyeren puedan cargar sobre ellos obligándolos especial ó generalmente censales, censos, violanos, devitoríos ni otros cargos ó prestaciones ánuas sin nuestra particular licencia ó de nuestro lugar-teniente general que agora es ó por tiempo será del dicho reino, el cual tampoco le pueda conceder sin voto y parecer de una de las salas de la real audiencia 6 de la mayor parte de los oidores de ella, y por causa urgente, so pena de nulidad, segun que por la presente les encargamos y mandamos que de otra manera no la concedan, ni por ella cuando parezca deberse conceder puedan llevar salario que pase de cinco libras por grande que sea la cantidad ó suma que se habrá de cargar. Y esto no se entienda en los casos en que se querrán cargar censales para redimir y quitar otros, á que estuvieren obligados de mayor fuero y responsion, porque esto libremente lo podrán hacer los dichos dueños de los lugares , siempre que quisieren, sin tener necesidad de licencia alguna. Y lo mismo se guarde en respecto de los censales y de otras prestaciones que quisieren cargarse las universidades de los nuevos pobladores de los dichos lugares.

31. En el progreso de las poblaciones y averiguaciones que se han hecho sobre estas materias se ha hallado que algunas casas, tierras ó propiedades que antiguamente fueron de cristianos viejos , los cuales las obligaron por algunos censales y otros cargos , han pasado despues á poder de moriscos que las poseían al tiempo de la espulsion, y los dueños de los lugares en cuyo término están las tomaron como suyas, y los acreedores censalistas pretenden que se les ha de pagar por entero, como si nunca llegaran las propiedades á manos de moriscos; pues no contrataron con ellos, sino con los dichos cristianos viejos , á cuyo cargo ha de ser el daño si alguno ha de haber por haberlas vendido ó enagenado á moriscos: y pues no tienen culpa los unos y los otros en caso tan inopinado como el de la espulsion: proveemos y mandamos que no se haga diferencia de estos censales y cargos á los demás, sino que se paguen conforme á los otros á que en cada lugar estaban obligados los particulares moriscos espelidos, cuyos bienes han repartido los dueños de lugares entre los nuevos pobladores, y que por estos censales y cargos las tierras y propiedades poseidas por moriscos al tiempo de la espulsion no puedan ser egecutadas sino de la propia manera que lo serán de aquí adelante en cada lugar y su término, las que en tiempo del cargamento poseian ya los moriscos que las obligaron.

32. Y porque las mismas razones que se ofrecen para aprobar y dar por bien hechas las poblaciones de los lugares que fueron poblados de moriscos en cuanto son contrarias á esta nuestra pragmática y á los pregones que ordenó el dicho regente Fontanet, como á nuestro comisario, y las que han movido nuestro real ánimo para el asiento que hemos mandado dar en cada casa , no solo comprenden y respetan á los que hoy poseen los lugares y los que reciben los censales y violarios y otras ánuas prestaciones sobre ellos, pero aun á todos y i cualesquier succesores en los dichos lugares y prestaciones, principalmente la que toca al bien público y conservacion de la poblacion de los lugares: queremos y mandamos que hayan de pasar por las dichas poblaciones y asientos cualesquier succesores en los dichos lugares censales y ánuas prestaciones activas, ora succedan por disposicion de los que firmaron las poblaciones ó poseían los lugares y ánuas prestaciones activas al tiempo de la publicacion del asiento de las dichas casas, ora succedan por cualesquier mayorazgos, fideicomisos, vínculos ó disposiciones fundados, instituidos 6 hechos por cualesquier antecesores suyos ó por otras cualesquier personas.

33. Y habiendo entendido que el dicho regente Fontanet, nuestro comisario , por cumplir con nuestra voluntad y encaminar que con todo efecto se poblasen los lugares de moriscos y las fundaciones fuesen perpetuas ordenó con sus pregones que todas las condiciones y pactos puestos en las escrituras de las poblaciones por razon de las cuales ellas viniesen á ser temporales ó condicionales

« AnteriorContinuar »