Imagens das páginas
PDF
ePub

tas, á saber , los que sean depresivos de los derechos y prerogativas de mi soberanía , establecidas por la conse titucion y las leyes en que de largo tiempo la nacion ha vivido, sino el declarar aquella constitucion y tales decretos nulos y de ningun valor ni efecto, ahora ni en tiempo alguno, como si no hubiesen pasado jamas tales actos, y se quitasen de en medio del tiempo, y sin obligacion en mis pueblos , y súbditos de cualquiera clase y condicion, á cumplirlos ni guardarlos. Y como el que quisiese sostenerlos, y contradijere esta mi real declaracion, tomada con dicho acuerdo y voluntad , atentaria contra las prerogativas de mi soberanía y la felicidad de la nacion , y causaria turbacion y desasosiego en mis reinos ; declaro reo de lesa magestad á quien tal usare ó intentare , y que como á tal se le imponga la pena de la vida , ora lo ejecute de hecho, ora por escrito ó de palabra , moviendo ó incitando, ó de cualquier modo exhortando y persuadiendo á que se guarden y observen dicha constitucion y decretos. Y para que entretanto que se restablece el orden y lo que antes de las novedades in- · troducidas se observaba en el reino , acerca de lo cual sin pérdida de tiempo se irá proveyendo lo que convenga, no se interrumpa la administracion de justicia , es mi voluntad que entre tanto continúen las justicias ordinarias de los pueblos que se hallan establecidas, los jueces de letras á donde los hubiere , y las audiencias, intendentes la constitucion al examen y sancion del rey , en vez de imponérsela , y este diputado servil fue echado del salon y condenado á una prision. Los diputados realistas no salieron del salon de cortes con el conde de Vigo ; mas al llegar el rey á Valencia dirigieron á S. M. su famosa representacion, en la que se manifestó solemnemente el voto de la nacion, y que fue como el preliminar de la proclama que aqui citamos,

y demas tribunales de justicia en la administracion de ella ; y en lo politico y gubernativo ., los ayuntamientos de los pueblos segun de presente estan, y entretanto que se establece lo que convenga guardarse, hasta que nidas las cortes que llamaré, se asiente el orden estable de esta parte del gobierno del reino. Y desde el dia en que este mi decreto se publique y fuere comunicado al presidente que á la sazon lo sea de las Cortes que actualmente se hallan abiertas , cesarán estas en sus sesiones ; y sus actas y las de las anteriores , y cuantos espedientes hubiere en su archivo y secretaria , ó en poder de cualesquiera individuos, se recojan por la persona encargada de la ejecucion de este mi real decreto; y se depo. siten por ahora en la casa de ayuntamiento de la villa de Madrid : cerrando y sellando la pieza donde se colo quen: los libros de su biblioteca se pasarán á la real ; y á cualquiera que tratare de impedir la ejecucion de esta parte de mi real decreto , de cualquier modo que lo haga, igualmente le declaro reo de lesa Magestad, y que como á tal se le imponga la pena de la vida. Y desde aquel dia cesará en todos los juzgados del reino el procedimiento en cualquier causa que se halle pendiente por infraccion de constitucion; y los que por tales causas se hallaren presos, ó de cualquier modo arrestados, no habiendo otro motivo justo segun las leyes , sean inmediatamente puestos en libertad: Que asi es mi voluntad, por exigirlo todo asi el bien y la felicidad de la nacion. Dado en Valencia, á 4 de mayo de 1814. = YO EL REY. = Como secretario del Rey con ejercicio de decretos, y habilitado especialmente para esto = Pedro de Macanaz. »

Si lord Liverpool y despues lord Ellenboroug hubiesen tenido presentes las espresiones de este edicto, no hubieran

reprochado á Fernando VII, el haber prometido dar un gobierno representativo á la España y no haber cumplido su palabra. Se ve muy claramente que este monarca muy lejos de haber prometido dar una constitucion, anunció, al contrario, que convocaria las cortes en la forma autorizada por los estilos antiguos; que inculpó á las cortes de Cadiz por no haber llamado á los representantes de los primeros órdenes ciel estado; y que esto no fue prometer dar una nueva constitucion, pero sí conservar la antigua : y si se se preguntase el motivo que tuvo Fernando para dejar pasar seis años sin convocar las antiguas corces, fuera fácil contestar segun las espresiones del edicto de 4 de mayo, que queria llamar á ellas á los diputados de toda la monarquia, y que aguardaba el momento en que sus colonias de América volverian á la obediencia del gobierno de la metrópoli, del cual no se habian separado sino por la usurpacion del rer José, y por la tiranía de las cortes de Cadiz.

Despues de seis años de guerra contra Bonaparte que habian ocasionado un trastorno total en España, despues de las revoluciones y turbulencias de toda la América española, claro está que no se podia esperar restablecer la union y la prosperidad en aquellos inmensos estados, sino llamando diputados de los dos emisferios. En consecuencia el rey apresuraba la espedicion que debia reprimir á los liberales de América, y hacer triunfar á los súbditos fieles en aquellas posesiones lejanas ; mientras que el consejo de Castilla se ocupaba del trabajo anunciado en la proclama de S. M. para la convocacion de cortes, las que era de esperar ver reunidas á fines de 1820 (30).

Todos los buenos Españoles conocian muy bien la necesidad de esta tardanza ; y lo que no deja duda sobre el particular, es que ninguna provincia , ninguna ciudad,

ninguna de las corporaciones que en España tienen derecho de hacer representaciones al soberano, suplicaron á S. M. que acelerara aquella convocacion. Y los liberales estuvieron tan distantes de reclamarla, que todas sus conspiraciones, la de Mina, de Porlier, de Lacy, de Vidal, no tuvieron mas objeto que obligar al rey á someterse al yugo de la constitucion de Cadiz; y por fin, cuando el dia 6 de marzo 1820 el rey esperanzado de detener la conspiracion militar. convocó las antiguas y legitimas cortes (3r), no por eso dejaron los revolucionarios de llevar a colmo su rebeldia, cuyo objeto fue quitar la libertad al rey y apoderarse de toda su autoridad.

Y con todo he aqui la causa por la cual en Inglaterra se interesan unánimes el ministerio y la oposicion. Con que, si los radicales de Inglaterra, si los peticionarios del condado de Lancaster que en el mes de enero último pidieron una constitucion parecida a la de las cortes de Cadiz , triunfaban algun dia por la fuerza , si hacian al rey prisionero, si destruian la cámara de los pares , y suprimian las elecciones de los caballeros de los condados; los ministros, los pares ingleses se bubieran juzgado á sí mismos; deberian reconocer que esta insurreccion seria legitima, y que ellos habrian sido los rebeldes contra la soberania del pueblo; el gobierno ingles hubiera pronunciado oficialmente su propia sentencia! ¿Que es lo que leemos en los documentos oficiales que ha comunicado el parlamento ?

N.° 32. « Carta de sir William A'court á M. Canning, det , 16 de febrero, en que anuncia que sigue insistiendo sobre » la amnistía. »

Sir W. A'court es el enviado de Inglaterra cerca de S. M. el rey de España; en todos tiempos se hubiera supuesto que esta súplica para lograr una amnistía seria dirigida al rey en

favor de aquellos sus vasallos rebeldes que osaron llevar sus manos sobre su sagrada persona. Se conserva la memoria de que en 166o no fueron los cómplices de Cromwel los que concedieron una amnistía á la familia real y á los ingleses que habian quedado fieles á la antigua constitucion del estado, sí que Carlos II se la concedió á los ex-republicanos, esceptuando, no obstante, de ella á los regicidas, y á los miembros de las altas cortes de justicia, que habian hecho morir á algunos realistas. Se conserva la memoria de que a las dos cámaras reconociendo el crimen de rebeldia en su » propio nombre, aceptaron el generoso indulto de S. M. » Pero todo se ha mudado desde aquella época; leamos los documentos siguientes :

N.o 34. « Carta de sir W. A'court á M. Canning, del 17 » de febrero, que anuncia que la cuestion de la amnistía ha » sido remitida á una comision. Si sale adoptada , dice, » tendremos ganado un gran punto. »

N.o 35 « Carta de sir W. A'court á M. Canning, del 18

de febrero, que anuncia que han salido falladas las espe» ranzas que habia concebido sobre la amnistía , y que lo » único que se ha votado es un acto de indulto para los » facciosos que rendirán las armas antes del 1.9 de abril. »

Con que no es al rey de España á quien ha pedido el gobierno ingles una amnistía para los rebeldes, sí que es á una comision de las cortes á quien se la ha suplicado para los realistas y para el hermano mismo del rey sentenciado á un presidio por el tribunal de Chinchon, y sobre cuyo fallo no ha pronunciado aun la audiencia territorial : y como es justo, la revolucion que nunca retrograda y mucho menos cuando se postra uno á sus pies, ha frustrado las esperanzas, y el fruto de la súplica obsequiosa del ministro de la gran

« AnteriorContinuar »