Anales del Museo michoacano, año 1-3: marzo, 1888-1890

Capa
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Outras edições - Ver tudo

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 180 - Hallándome gravemente enfermo, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural, creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano misterio de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero...
Página 58 - ... nuestra carta por los nuestros oficiales que residen en la ciudad de Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias.
Página 131 - ... que belicosos, soltando las armas se entregaron á comer y beber muy de propósito. Cuando ya les pareció á los tarascos tendrían enervadas las fuerzas con la abundancia del vino, volvieron muy de pensado sobre ellos, haciendo tal destrozo en el ejército, que los más quedaron muertos, y muchos cautivos de los tecos y matlatzingas, siendo hasta hoy funesto monumento de esta victoria los innumerables huesos que se ven en el campo que media entre Maravatío y Tzitácuaro.
Página 161 - ... camisetas que había tenido cuando pequeño porque esta costumbre era entre ellos, y en otra parte dicen también que enterraron de aquellas cenizas y que mataron una mujer, no se sabe donde.
Página 136 - Padre y cabo donde estaba enterrado, y sacóle y échesele acuestas y veníase con él. En el camino estaba en un erbazal una manada de codornices y lebantaronse todas en buelo y dejó allí su Padre por tirar á las codornices, y tornóse venado el Padre y tenia crines en la cerviz, como dicese que tienen esos que traen esas gentes, y su cola larga y fuese hacia la mano derecha que viniera con los que vienen á estas tierras, dijo el cazonci ; de quien sabríamos la verdad?
Página 135 - Tangaxoan que fueron señores, que habían de venir otras gentes, de donde podían venir, sino del cielo los que vienen, que el cielo se junta con el mar y de allí debían de salir, pues aquellos venados que dicen que trahen ¿qué cosa es?
Página 160 - Aválos y pedianles el ídolo de oro y de las joyas, y digeron nosotros no sabemos nada de esto, digeronles ya ha dicho la verdad de todo el cazonci y de aquí á tres dias se ha de volver á su casa y vosotros decid la verdad, tambien os ireis vosotros á vuestras casas; decid que tanto oro tiene el cazonci...
Página 128 - ... la arremetida, que como moscas, dice la historia, que caen en el agua, así cayeron todos en manos de los tarascos, y fue tanta la mortandad que en ellos hicieron, que los mexicanos tuvieron por bien de retirar la gente que quedaua porque no fuese consumida y acauada.
Página 138 - Mechuacan que ya vinisteis, que habéis visto la tierra no nos volvamos atrás de la tierra que les queremos dar, aquesto que le rogamos, vuestro señor, que ha de decir de nosotros, si no venus, habernos por ventura de ser esclavos?
Página 58 - Con licencia de los superiores. En México: por los herederos de la viuda de Francisco Rodríguez Lupercio en la Puente de Palacio.

Informação bibliográfica