Los médicos de antaño en el reino de Chile: la ciencia, la caridad, la beneficencia, la hijiene, los hospitales, los asilos, las maravillas i las barbaridades de nuestros mayores en materia de medicos i de medicina; reseña histórica i crítica que comprende desde la fundación del Hospital del Socorro, 1556, hasta el establecimiento del Tribunal del Protomedicato en 27 de abril de 1830

Capa
Jover, 1877 - 379 páginas
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Páginas seleccionadas

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 363 - Por tanto, decreto lo siguiente: «1.° Queda creada i establecida en esta ciudad de Santiago una junta suprema de sanidad. «2.° Los individuos de esta junta serán el jefe de la policía urbana, un individuo por ahora de la convención preparatoria, uno de los jenerales del ejército, el ilustrísimo señor obispo, o en su falta un eclesiástico electo por el gobierno de tres propuestos por la autoridad eclesiástica, un ministro de la cámara de justicia, dos médicos, dos vecinos de esta capital,...
Página 284 - Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias Orientales y Occidentales, islas y tierra firme del Mar Océano, archiduque de Austria, duque de Borgoña, de Brabante y de Milán, conde de Abspurg, de Flandes, Tirol y Barcelona, señor de Vizcaya y de Molina, etc.
Página 63 - Seis u ocho amigas la rodeaban, diez o doce corrían en todas direcciones, fuera de otras muchísimas que iban llegando, las que, como las anteriores, formaron al cabo su punto de reunión en el dormitorio mismo del paciente, donde saludándose misteriosamente empiezan a cambiarse los: ¡Cómo ha sido esto!
Página 34 - ... un pariente suyo, casado con una hermana de su mujer, llamado Mazo de Alderete, de la cual agua bebió todo lo que quiso. Acabado de beber se sintió mortal, y mandó llamar al médico que le curaba; luego que vino, tomándole el pulso le dijo ordenase su ánima, porque el agua que había bebido le quitaba la vida; hízolo ansí que se confesó y rescibió los sacramentos de la Iglesia.
Página 65 - ... socorro. El médico contó en confianza a una de aquellas caritativas señoras que la enfermedad de mi amigo eran las viruelas y de muy mal carácter. Antes de treinta segundos el secreto se corrió de boca en oreja y de oreja en boca por toda la casa; mudas de terror y abandonando tareas, capas y pañuelos, se agolparon a las puertas a buscar salida, como cuando en un incendio se grita ¡hay pólvora!, como cuando en una tertulia se siente el remezón de un terremoto. Así se desvaneció como...
Página 365 - ... 8. Semanalmente dará cuenta al gobierno del estado de la salud pública, enfermedades reinantes i número de enfermos. «9. Cada mes publicará la junta una breve noticia del estado de la salud pública con las prevenciones que estime convenientes a la sanidad del pueblo, hijiene, etc. «10. Todos los años publicará una noticia...
Página 315 - ... el alma el que no hubiese esperanza de socorro en este daño, porque siendo de agua para el pueblo se han reducido por los opositores que contradicen los medios ad aquas contradictionis, como las de Moyses. Pero ya que se llegó el tiempo en que la fortuna de este Reino ha merecido, que nuestro católico Monarca se acuerde de sus indijencias proveyéndole de un gobernador 'que conviene ile envía a que renueve el siglo dorado como de sus grandes...
Página 32 - pareció presente el licenciado Castro e presentó una petición, e conforme a ello, pidió vieren sus mercedes la dicha probación: e así vista, le admitieran al dicho oficio de protomédico. Y luego, los dichos señores del Cabildo, habiendo visto la dicha petición, mandaron que el dicho Licenciado Castro presente la dicha probación e los títulos; e así vieto que sus mercedes verán en ello lo que conviene al servicio de SM, e bien e pro la República".
Página 272 - ... en el de la Corte, porque en ninguna otra parte «se han de hacer los exámenes ; y allí ordenarán «al que se examina, tome el pulso á...
Página 34 - Bazán, lo tomó a su cargo; aderezándole un aposento que estuviese abrigado por ser en mitad del invierno, lo comenzó a curar, estando siempre este médico con él. Como las unciones le provocasen sed, estando el médico un día ausente, pidió a un criado suyo le diese una redoma de agua; no se la queriendo dar, porque la orden que...

Informação bibliográfica