Ayer, hoy y mañana: Ayer, ó, La sociedad de la fé en 1800

Capa
Montaner y Simón, 1892
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 338 - Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, que es el morir; allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir: allí los ríos caudales, allí los otros medianos y más chicos; allegados son iguales los que viven por sus manos y los ricos.
Página 408 - Hallándome gravemente enfermo, pero en mi entero y cabal juicio, memoria y entendimiento natural, creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano misterio de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero...
Página 52 - ... compuse en este tiempo hasta veinte comedias o treinta, que todas ellas se recitaron sin que se les ofreciese ofrenda de pepinos ni de otra cosa arrojadiza; corrieron su carrera sin silbos, gritas ni barabúndas.
Página 75 - ... cirios con cuatro velas sobre la tumba; que en las casas del duelo solamente se pueda enlutar el suelo del aposento donde las viudas reciben las visitas del pésame, y poner cortinas negras; pero no se han de poder colgar de bayeta las paredes. Que por cualesquiera duelos, aunque sean de la primera nobleza, no se han de poder traer coches de luto, ni menos hacerlos fabricar para este efecto, pena de perdimiento de los tales coches y las demás que parecieren convenientes, las cuales quedan al...
Página 408 - María fue concebida sin mancha de pecado original en el primer instante de su ser en virtud de la Pasión de Cristo.
Página 368 - Quien no vive en la calle de la Paloma, no sabe lo que es pena ni lo que es gloria. Toma piñones, que me gusta la gracia con que los comes.
Página 54 - Que en los vestuarios se tenga separación en que se vistan y desnuden las cómicas con la decencia y honestidad correspondiente, sin ejecutarlo á la vista de los cómicos. Que no entren hombres en los vestuarios con pretexto alguno, permitiendo sólo los indispensables á la ejecución de la comedia.
Página 175 - ... no le quiere mal quien hurta al viejo lo que ha de cenar, y quien bien te quiere te arrancará lágrimas.
Página 261 - Entre tinieblas siempre sepultado; Áspero, rudo clima, temple airado; Infiel, bárbaro trato, sitio inmundo; Gente sin sociedad, campo infecundo. En el nombre de Dios santo y eterno. Con cuanta fuerza tiene el exorcismo, Te conjuro y apremio, triste averno, Para que me declares por ti mismo Si eres en realidad el propio infierno...
Página 75 - ... y de quienes la iglesia celebra Misa de Ángeles: Que no se vistan de luto las paredes de las iglesias ni los bancos de ellas, sino solamente el pavimento que ocupa la tumba...

Informação bibliográfica