Primavera y Flor de Romances ò coleccion de los mas viejos y mas populares romances Castellanos con una introduccion y notas, Volume 2

Capa
En casa de A. Asher y comp., 1856

No interior do livro

Páginas seleccionadas

Outras edições - Ver tudo

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 16 - Por el mes era de mayo, cuando hace la calor, cuando canta la calandria y responde el ruiseñor, cuando los enamorados van a servir al amor, sino yo, triste cuitado, que vivo en esta prisión, que ni sé cuándo es de día, ni cuándo las noches son, sino por una avecilla que me cantaba al albor. Matómela un ballestero ¡Déle Dios mal galardón!
Página 62 - En la su boca muy linda lleva un poco de dulzor; en la su cara tan blanca, un poquito de arrebol, y en los sus ojuelos garzos lleva un poco de alcohol; así entraba por la iglesia relumbrando como sol.
Página 68 - Dároslo he yo, mi señora, de corazón y de grado, y supiese yo las tierras donde el ciervo era criado.
Página 312 - En París está doña Alda, la esposa de don Roldan, trescientas damas con ella para la acompañar; todas visten un vestido, todas calzan un calzar, todas comen a una mesa, todas comían de un pan, si no era doña Alda, que era la mayoral.
Página 357 - Presto estaba el camarero para habérselo de dar: diérale calzas de grana, borceguís de cordobán; diérale jubón de seda aforrado en zarzahán; diérale un manto rico que no se puede apreciar; trescientas piedras preciosas al derredor del collar; tráele un rico caballo que en la corte no hay su par, que la silla con el freno bien valía...
Página 288 - Ya se sale Guiomar — de los baños de bañar colorada como la rosa,— su rostro como cristal. Cien damas salen con ella — que á su servicio están, eran todas fijas.dalgo, — muy fermosas en verdad, ricamente ataviadas— que era gloria de mirar. , Preguntando va Guiomar— por el rey Jafar su padre. Respondiera un caballero — que le estaba delante...
Página 68 - Tres hijuelos había el rey, tres hijuelos, que no más, por enojo que hubo de ellos, todos malditos los ha. El uno se tornó ciervo, el otro se tornó can, el otro se tornó moro, pasó las aguas del mar. Andábase Lanzarote entre las damas holgando, grandes voces dio la una: —Caballero, estad parado, si fuese la mi ventura, cumplido fuese mi hado que yo casase con vos, y vos conmigo de grado, y me diésedes en arras aquel ciervo del pie blanco.
Página 227 - Gaiferos en el palacio real ; asentado al tablero para las tablas jugar. Los dados tiene en la mano, que los quiere arrojar, cuando entró por la sala don Carlos el emperante. Desque así jugar lo vido, empezóle de mirar ; hablándole está, hablando.
Página 303 - En Castilla está un castillo que se llama Rocafrida, al castillo llaman Roca, ya la fonte llaman Frida. El pie tenía de oro, y almenas de plata fina; entre almena y almena está una piedra zafira; tanto relumbra de noche como el sol a mediodía.
Página 81 - ... n'el hondo arriba los hace andar, las aves que andan volando n'el mastel las faz posar; allí fabló el Conde Arnaldos, bien oiréis lo que dirá: — «Por Dios te ruego, marinero, dígasme ora ese cantar*. Respondióle el marinero, tal respuesta le fue a dar: — «Yo no digo esta canción sino a quien conmigo va*.

Informação bibliográfica