Imagens das páginas
PDF
ePub

la causa y debido castigo del delincuente recurre este al
lugarteniente general y Real consejo donde dura la causa
de recurso por mucho tiempo, y así se impide la jurisdic-
cion de los ordinarios y barones en gran daño del pais,
por esto suplican los tres Brazos á V. M. etc.: se propo-
nen aquí varios medios para acudir á estos males; pero la
resolucion de S. M. manda que con toda brevedad se des.
pachen los recursos de las causas civiles sin recibir agravio
las partes, y los del criminal se deban despachar dentro
de tres meses bajo pena de privacion de sus salarios por
una terCla.
XIV. En esta constitucion se trata de abreviar las cau-
sas sobre pertenencia de jurisdiccion criminal entre juez
Real y de señorío ó entre los de señorío, y que la sala
pudiese poner los reos en libertad mediante fianza interin
que se seguia la causa. Hoy dia es esto inútil ya en virtud de
los apartados 6 y 16 del decreto de nueva planta que se
halla al principio del primer tomo, ya por lo notado en
el mismo tomo tit. 18 lib.,4.
XV. Ordenamos que si en las causas que se siguieren
delante de los jueces ordinarios se interpusiere apelacion
de algun intermedio, ó interlocutoria antes de la sentencia
definitiva, deban interponerse estas apelaciones al mismo
juez ordinario, eligiéndose nuevo asesor no sospechoso á
las partes, decidiendo este el artículo de dicho interme-
dio ; y que si se confirmare la interlocutoria no se pueda
apelar mas, y que si se revocare, en tal caso el mismo
ordinario nombre otro asesor que confirme una ú otra sen-
tencia con los mismos actos dentro de 20 dias: y que de
lo que declarase, ninguna de las partes pueda apelar, an-
tes bien deba el juez primitivo pasar adelante en la expe-
dicion del negocio principal (48).

(18) En el apartado 1o pag. 175 del primer tomo ya se ha dicho que en virtud de providencia del supremo consejo circulada por la Real audiencia en 16 de agosto de 1817 no son conocidas

El mismo eu dichas cortes cap. de cor. 26.

El mismo en las cortes de Monzon año 1585 cap. 6. El mismo en dichas cortes cap. 49.

/ 64 LIBRO VIl. TIT. VII. XVI. Como los términos fatales de las causas de apelacion sean establecidos á favor del apelante para que dentro de ellos pueda manifestar su justicia y probar lo que no habia podido en 4 o instancia, Ordenamos que el dicho

término fatal no pueda ser limitado ni restringido, ni se pueda sentenciar en la causa sino con voluntad de la parte

apelante aunque instare la parte apelada, hasta que ha

yan pasado dos de las tres partes de dicho término fatal (49 ).

estas apelaciones por ante el mismo juez mutato assessore; y que todas las apelaciones van á la audiencia, aun de los autos interlocutorios; pues es de notar que, á veceso aun se admite la apelacion de los autos meramente interlocutorios no obstante lo que se dispone en la ley 18 de este tit.; pero regularmente en un solo efecto y por respeto debido al superior tribunal. Véase la nota 4 de este tit. Aunque en esta ley se dice que si la sentencia que daba el juez mutato as. sesore revocaba la primera, debia el ordinario nombrar otro asesor, que confirmase una ú otra de las providencias, no obstante de la sentencia que se llama provisional dada por la audiencia ora sea conformatoria ora sea revocatoria de la providencia apelada, no se admite suplicacion. Véase lo dicho en las notas á la ley 15 del tit. 5 de es. te lib. Y aunque no hay ley que asi lo prevenga, no obstaute no contradice esto á las leyes, y al contrario es conforme á ellas; porque en primer lugar segun el rigor de estas no deberia admitirse apelacion segun lo dispuesto en la ley 8 de este tit. En 2o. lugar en la presente ley se mandaba que un nuevo asesor confirmase una ú otra de las dos providencias dadas anteriormente, y como cada una de ellas era dada por un asesor, resultaba que definitivamente ganaba el que tenia dos votos; y ahora el que obtiene la providencia de la sala á lo menos tiene tres. Por esta razon tal vez, no se admite segunda apelacion de las providencias dadas por los jueces de reclamacion (que hay para conocer de las apelaciones de las interlocutórias dadas por los alcaldes mayores de esta ciudad, véanse las leyes del tit. 7 lib. 5 del 2o vol.), ya sea que en ellas se confirme ya sea que se revoque la providencia apelada. Si pues esta sentencia provisiomal dada por dos jueces de reclamacion no tiene apelacion, menos deberá tenerla la que se ha preferido por los señores ministros de la Real sala. En cuanto al término para fallar, véase la nota 14 de este titulo. - .

(19). Téngase presente la facultad que en el art. 6 del decreto de nueva planta, se concede á la Real Audirincia para limitar los térIll I1OS,

XVII. Ordenamos que en las causas de apelaciones que se interpusieren de las sentencias definitivas, el apelante en la causa de primera apelacion la justifique asi por testigos como por instrumentos y actos y todo otro género de pruebas, traiga el proceso y actos primitivos; esto es en las causas de valor 500 libras dentro de tres meses, y en las causas mayores de 500 libras dentro de seis meses, que se contarán desde el dia en que se habrá interpuesto la dicha apelacion, y finidos estos términos no pueda el apelante producir ni probar cosa alguna; y dichos términos de tres y seis meses respectivamente sean comunes á todas las partes; y si despues la parte apelada quisiere deducir ó probar alguna cosa contra lo que se hubiere deducido y probado por el apelante, en las causas hasta 500 libras tenga dos meses, y en las causas mayores de 500 libras tenga cuatro meses, y si dicha parte apelada hubiere deducido ó probado alguna cosa dentro de dichos dos y cuatro meses respectiva

mente, sean tambien comunes y precisos al apelante, y pa

sados respectivamente dichos términos en las causas hasta 500 libras dentro de un mes y en las causas mayores de 500 libras dentro de dos meses inmediatamente siguientes el apelante esté obligado á hacer las debidas diligencias, para que el proceso sea denunciado y la causa cometida, si fuere de calidad que se haya de cometer, para que la sentencia se pueda dar; en otra manera la apelacion sea desierta y los dichos tiempos sean continuos, precisos y perentorios, removidos y revocados los fatales y otros términos hasta aquí dispuestos en dichas causas por otras constituciones de Cataluña (20).

(2o). Aunque los términos de tres y de seis meses respectivamente señalados en esta ley son concedidos no solo para mejorar la apelacionó presentarse al juez superior, si que tambien para probar, no obstante desde la promulgacion de dicha ley se habia considerado en Cataluña que no podian los jueces prefijar término para mejorar la apelacion, pues se considera prefijado para ello el de 5 meses y de 6 meses respectivamente. Sin embargo de algun tiempo á

El mismo en dichas cortes

cap. 64.

El mismo cn dichas cortes, Cap. 86.

Felipe II en las primeras COl't. de Barcel. año 1599. cap. 18.

XVIII. Ordenamos que no sean admitidas apelaciones sino de sentencias definitivas, ó de provision que tenga fuerza de definitiva y cuyo gravámen no se pueda reparar con la apelacion de la sentencia definitiva que se ha de proferir en dicha causa; y para que se pueda conocer de que calidad es la provision interlocutoria de la cual se hubiere apelado, sea el tenor de la misma insertado en el testimonio de la apelacion, ó bien que la parte apelante deba justificar dicha provision interlocutoria mediante instrumento público, y que la presente constitucion dure hasta la conclusion de las primeras cortes (24 ).

XIX. Ordenamos que en las causas de recursos que se interpondrán en la Real audiencia por haber los barones ú otros oficiales ordinarios sacado prendas, si antes de la declaracion de dichos recursos ó apelaciones fuere proveido por dicha Real audiencia sobre la restitucion de dichas prendas, la persona que las tuviere en custodia y guarda no esté tenido ni obligado á restituirlas ni devolverlas sino

esta parte algunos jueces han prefijado término, pero he visto mu-
chas veces que el tribunal superior ha despreciado la prefijacion de
término hecha por el juez inferior, mientras se haya hecho la me-
jora dentro los términos señalados por esta ley. Esto no priva que
la parte apelada ó que obtuvo sentencia favorable pueda sacartes.
timonio y presentarse ante el superior, pidiendo la remision de au-
tos y citacion del adversante á fin de que el negocio no esté parado;
pero esto es un gasto de alguna consideracion y es sensible que la
parte que ha conseguido sentencia se vea en la precision ó de espe-
rar seis meses ó hacer aquellos gastos; por lo que séria bueno que
se autorizase á los jueces el poder prefijar un término segun las
distancias, sin perjuicio de que el tribunal superior atendidas las
circunstancias particulares pudiese admitir la instancia de apelacion
si se presentaba dentro el término que señala esta constitucion.
En cuanto á los términos que se conceden para probar y los que
se señalan para que la causa se tenga por desierta, recuérdese en
cuanto á los primeros la facultad de la audieneia para acortar las
dilaciones, y en cuanto á los segundos véase lo que se ha dicho en
el fin de la nota 2o del titulo 5 de este libro.
(21) Véase lo dicho en las notas 4 y 18 de este título.

satisfaciéndole primeramente y pagándole la parte que hu-
biere hecho el recurso ó apelado todos los gastos y expensas
que hubiere hecho en la guarda, mantenimiento y conserva-
cion de dichas prendas, conforme se usa en la presente ciu-
dad de Barcelona en la casa de la guarda, con tal que el
relator ó juez de la causa tasen los gastos de las prendas
antes que mande su restitucion.
XX. Trata esta constitucion de que no se pueda coartar
á los barones la facultad de ejecutar las sentencias en cau-
sas criminales; lo que en el dia es inútil en virtud de los
párrafos 46 y 47 del decreto de nueva planta que se halla
al principio del tomo 4.
XXI. En esta constitucion se trata de quitar los abusos
sobre la admision de recurso de avocaciones de causas cri-
minales en perjuicio de la jurisdiccion de los barones; to-
do lo que hoy dia no puede tener lugar en virtud de la
ley citada en el extracto de la constitucion anterior.

TÍTULo VIII.

En que casos no es lícito suplicar ni apelar (4).
J
I. Para mejor expedicion de la justicia Ordenamos que

(1) Aun que segun el epígrafe de este título parece qne en él deberia tratarse generalmente de la materia que en él se indica, pero no es asi pues solo contiene una ley que prohibe la apelacion y suplicacion en muy pocos y determinados casos; no obstante de haber muchos otros en que no puede admitirse la apelacion, ó suplicacion. Ademas hay algunos casos en que si bien se puede apelar y suplicar solo puede ¿ sin suspender la providencia, en cuyo caso se admite la apelacion ó suplicacion, no en el efecto suspensivo y si solo en el devolutivo, es decir al efecto de que el superior pueda conocer del negocio sin suspender empero la ejecucion de la providencia dada. Se tratará de estas dos cosas en el presente título. Bajo este supuesto pues, es de saber que se puede apelar y suplicar, no solo de las providencias dadas en juicio, si que tambien de cualquier gravamen extrajudicial, v.g. de un bando que se hubie

[merged small][merged small][ocr errors][merged small]
« AnteriorContinuar »