Cuentos y sucedidos: prosa y verso

Capa
Libr. de Hernando y cia., 1899 - 312 páginas
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 214 - Despiértenme las aves con su cantar sabroso no aprendido, no los cuidados graves de que es siempre seguido el que al ajeno arbitrio está atenido.
Página 171 - En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero; y de la Santísima Virgen Nuestra Señora, hacemos esta compañía.
Página 314 - GENERAL LIBRARY UNIVERSITY OF CALIFORNIA—BERKELEY RETURN TO DESK FROM WHICH BORROWED This book is due on the last date stamped below, or on the date to which renewed. Renewed books are subject to immediate recall.
Página 161 - ... de distancia. Era además hombre honrado y de buen sentido, y alegre como todo el que tiene robusta salud y limpia conciencia. Hablaron larga y amistosamente, y entre los dos concertaron el ajo. Desde entonces, desde aquella tarde feliz de su conferencia con el presbítero, vióse al abuelo Antonio menos triste y meditabundo, menos desaliñado en su vestimenta y hasta menos silencioso de lo acostumbrado: tomó parte en varias conversaciones, bromeó con algunos...
Página 1 - Casablanca. Los marroquíes se sublevaron contra los europeos. Bargiela, con presencia de ánimo heroica, impuso su autoridad. Gracias a él no ocurrió una catástrofe. Las naciones europeas felicitaron al cónsul, y el Gobierno español le otorgó alta condecoración como premio a su valentía, El miedo es natural en el prudente; el saberlo vencer es ser valiente, se pudo decir de Bargiela.
Página 87 - Dice : —¡Quépiquito de oro! doña Nicanora Gil, señora respetable, Pero tipo inaguantable De sempiterna habladora: Y el yerno inmediatamente, Dando cuenta á unos amigos, De sus desdichas testigos, Les puso el parte siguiente : « Comunico con profundo Dolor, trance inesperado. Hoy á las siete, ha dejado De hablar mi suegra. FACUNDO.
Página 162 - Y eso que el mocetón era membrudo y fuerte como un toro. ¿Necesitaré asegurar que en el mismo año, mes y día, como dicen los notarios en sus documentos curialescos, no quedó en toda la villa perro ni gato que no supiese que el abuelo Antonio tenía un arcón lleno hasta la tapa de onzas de oro...
Página 210 - No es verdad, ángel de amor. Que en esta apartada orilla..." FELIPA. — (Se la pone cara de angustia y se retuerce las manos.) Cállese, cállese usté, que me hace daño... ALVARO. — ¡Sensitiva! ¿Qué mosca, o, mejor dicho, y perdóname, qué abeja áurea del Himeto te ha picado?... ¡Clásica que eres! Se te ve en la cara. Apenas te cito dos versos románticos...
Página 168 - ... sorpresa. Después del primer costal fueron sacados otros y otros semejantes, todos henchidos también de arena, que el que menos pesaba cuatro arrobas. Las comprimidas maldiciones brotaban ya de los labios, muchos ojos lanzaban relámpagos de ira, y si hubiese estado allí presente y vivo el abuelo Antonio, quizá, quizá le hubieran acometido como perros con hidrofobia. Aquello era .una burla sangrienta. ¡Sacos de arena en lugar de talegas de duros! ¡Y para mayor escarnio encerrados bajo...

Informação bibliográfica