Imagens das páginas
PDF

DE

AUTORES ESPAÑOLES,

DESDE LA FORMACIÓN DFX LENGUAJE HASTA NUESTROS DÍAS,

ordenada é ilustrada
POR 1). BIENAVENTURA CARLOS ARIBAU.

[merged small][merged small][merged small][graphic][merged small]
[ocr errors][ocr errors]
[ocr errors][merged small]

Es el Prospecto de nuestra Biblioteca indicamos lijeramenle la consideración que Dos habia movido á dedicar su primer tomo al autor ilustre de que mas se gloría nuestra nación. Colocado Cebvántes en el período mas luminoso de la historia literaria de España, ocupa allí el primer lugar: él por sí solo forma una época y una gran sección, donde no tiene compañero. Como novelista (y no de otra manera debe considerársele) divide por mitad los cuatro siglos que han mediado desde el Bocacio hasta Waller Scotl y Manzoni, y señala el punto donde concluyó el progreso y comenzó la decadencia del arte.

Faltaba en España una colección de las obras de Cervantes que pudiese llamarse completa. Todos tenian el Don Quijote, muchos las Novelas ejemplares, algunos la Galalea y el Pérsiles , pocos las poesías, y nadie las habia recogido en un solo cuerpo. A esta necesidad hemos intentado acudir; y, cosa que parecía dificilísima, hemos logrado reunirlo todo en un solo volumen, que confiamos no desagradará, ó por lo menos será una prueba de los deseos que nos animan de propagar y popularizar las buenas lecturas, y ostentar a la vista de los extranjeros el tesoro de que somos poseedores.

Lo único que falta á la integridad de las obras de Cervantes son sus composiciones dramáticas. No por su escaso mérito hubieran dejado de ocupar un lugar en este lomo; pues de los grandes ingenios hasta los desperdicios se aprovechan y se guardan. Pero, según el plan que nos hemos propuesto en nuestra empresa, estos documentos importantes de la historia del teatro tienen su lugar propio y exclusivo en otra sección, en la cual ó se echarían de menos ó deberían repetirse, so pena de culpable omisión ó manquedad. La literatura dramática ofrece un fenómeno digno de notarse, que la distingue, y es que ha caminado sola c independiente de los demás géneros, prosperando cuando ellos decaían, y corrompiéndose cuando ellos se purificaban : generaímente hablando, los que han sobresalido por su admirable talento en la escena, han sido fuera de ella poetas muy medianos ; y por el contrario, autores felicísimos en la fábula cantada ó narrada, se han estrellado contra las dificultades del diálogo y de la disposición. Este hecho, que no hemos podido menos de tener presente en nuestros trabajos, ha debido por necesidad influir en nuestro repartimiento.

No encarecemos nuestra diligente escrupulosidad en la revisión del texto, y aun confesaremos que en esto hemos andado sobrado parcos y meticulosos. Otros mas autorizados nos han dado el ejemplo, y no habíamos de atrevernos á lo que no se atrevió la Academia española. Algunas cosas leemos en Cervantes que él no pudo escribir tales como están impresas; pero otras hay, aunque pocas, en que podemos asegurar la manera en que Cervantes las escribió ó quiso escribirlas en medio de su genial precipitación. Solo cuando hemos adquirido este convencimiento ha cesado nuestra perplejidad : no hemos enmendado el texto ; hemos corregido una prueba.

Una variante curiosa, en la cual sin embargo nadie, que sepamos, había parado la atención, se hallará en la segunda parte del Don Quijote. Su importancia se recomienda tanto mas, cuanto tiene relación con el carácter dominante de la época.

Nada inédito creíamos poder presentar en este primer tomo. Pero aun en esto nos ha sido la suerte favorable; y una oda al conde de Saldaña, de cuya autenticidad no puede dudarse, cierra la marcha de las poesías sueltas hasta ahora no recopiladas.

Si no en todo hubiéremos acertado, el público hará justicia á nuestro buen deseo.

[ocr errors][merged small]

Mas de un siglo después de muerto Miguel De Cervantes Saavedra , apenas eran conocidos los principales sucesos de su vida, hasta que lord Carteret, en obsequio á Carolina, esposa de Jorje II de Inglaterra, encargó á D. Gregorio Mayans la biografía de aquel español esclarecido , que siendo la admiración del mundo, yacía casi olvidado en su propia patria. Desde entonces se manifestó picado el pundonor nacional; y los mas eminentes literatos y curiosos investigadores de nuestras glorias, el P. Maestro Sarmiento, D. Juan de Iriarte , D. Agustin de Montiano y Luyando, D. José Miguel de Flores, Fr. Alonso Cano, obispo de Segorve ; Don Vicente de los Rios, D. Juan Antonio Pellicer y otros de menos nombradía, se empeñaron en esclarecer la verdad, logrando importantes descubrimientos ; por último, D. Martin Fernandez deSavarrete, añadiendo á los hallazgos de los precedentes el fruto de sus nuevas pesquisas, escribió la vida de Cervantes con tanta copia de datos, tanta finura de crítica y tanta pureza de dicción, que nada dejó que desear. Nuestra tarea es mas fácil: libres del deber de demostrar hechos, antes dudosos y ahora averiguados, podemos dar á nuestra relación el tono de certidumbre que conviene, apuntar lijeramente como problemático lo que se ha ocultado á la diBgencia de tan insignes maestros, y entre las vicisitudes de una vida inquieta y atribulada descubrir la belleza de un ajma tan generosa en sus impulsos como rica en todas las prendas del ingenio (1).

Cesó la competencia entre las siete poblaciones que se disputaban la honra de haber recibido al nacer al principe de nuestros escritores; quedan eliminadas Sevilla, Madrid, Lucena, Toledo, Esquivias, Consuegra y Alcázar de San Juan : documentos irrecusables deciden á favor de Alcalá de Henares, ufana de tan gloriosa maternidad. Allí nació Miguel De Cervantes , y fué bautizado en Santa María la Mayor, á 9 de octubre de 1547. La tradición señala todavía los restos de la casa en que dicen se crió, enclavados hoy en la huerta de los Capuchinos y reducidos á una pared y puerta tapiada, con indicios de la pobreza de sus antiguos huéspedes. Ignorarse las circunstancias que fijaron en Alcalá la residencia de la familia de Cervantes. Llamábase su padre Rodrigo, su madre D.° Leonor de Cortinas, natural de Rarajas; su abuelo Joan de Cervantes, corregidor de Osuna, donde dejó buena memoria de su gobierno, y descendiente (si es exacto el árbol genealógico publicado) del gran Alfonso Ñuño, alcaide de

(I) A mas de las noltcias y documentos contenidos en las obras de los citados escritores, hemos tenido á la vista ■dos extensos estadios sobre Cervantes , que en el año de 1832 preparaba en París para la impresión el Sr. Arríela, cooocido ja por otros trabajos literarios. Este curioso manuscrito, (ruto de largos años de lectura y meditación, se halla e» poder de nuestro amigo el Sr. Hartzenhuscli, quien ha tenido la bondad de facilitárnoslo para consultar; y no será este el único favor que le deberá nuestra Biblioteca. Otra adquisición mucho mas preciosa hubiéramos podido lograr, admitiendo el generoso don que nos ofreció el Sr. Quintana, de la biografía de Cervantes, que tiene escrita con destino á su aplaudida obra de las Vidas de españoles célebres. En poco estuvo que no rompiéramos lo que habíamos borroneado, sustituyéndolo tan ventajosamente, y encabezando nuestra colección con un nombre tan respetable como e¡ del digno patriarca de nuestra literatura ; y aunque él mismo con su amable franqueza nos manifestó que tal vez no podría convenirnos su producción, por lo distinto del objeto á que se encaminaba, no hubiéramos seguido por e?la vez su consejo, á no considerar que con ello descabalábamos en cierta manera una obra, cuya descada continuación ha de amentar, si es posible, la justa nombradla de su autor. Con su autorización nos hemos aprovechado de algunas ideas; Tros qne de haberlas concebido, si fuesen nuestras, nos gloriaríamos de haber merecido esta muestra de aprecio, y 'e rendirle este homenaje de sincera gratitud.

« AnteriorContinuar »