Historia de la córtes de EspaÆna durante el siglo xix à partir de la instalacion de las generales y extraordinarias de 1810 hasta el advenimiento del rey D. Alfonso: Obra escrita por especial acuerdo del Congreso de 1883, Volume 2

Capa
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Páginas seleccionadas

Outras edições - Ver tudo

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 319 - Gobernadores y demás Autoridades, asi civiles como militares y eclesiásticas, de cualquiera clase y dignidad, que guarden y hagan guardar, cumplir y ejecutar la presente ley en todas sus partes.
Página 212 - La apertura del solio se hará en las córtes en concurrencia de los estamentos eclesiástico, militar y popular, y en la forma y con la solemnidad que la regencia acordará, á propuesta de la diputacion de córtes.
Página 153 - ¿Por ventura no tiene España su constitución? Tiénela sin duda; porque, ¿qué otra cosa es una constitución que el conjunto de leyes fundamentales que fijan los derechos del soberano y de los subditos, y los medios saludables de preservar unos y otros? ¿Y quién duda que Espnña tiene estas leyes y las conoce ? ¿Hay algunas que el despotismo haya atacado y destruido?
Página 234 - La malignidad nos imputa los reveses de la guerra ; pero que la equidad recuerde la constancia con que los hemos sufrido, y los esfuerzos sin ejemplo con que los hemos reparado. Cuando la Junta vino desde Aranjuez á...
Página 16 - En vista de ellos y á ruego de la reina mi amada esposa, perdono á mi hijo, y le volveré á mi gracia cuando con su conducta me dé pruebas de una verdadera reforma en su frágil manejo; y mando que los mismos jueces que han entendido en la causa desde su principio la sigan, permitiéndoles asociados si...
Página 207 - Que es muy de temer que las correrías del enemigo por varias provincias, antes libres, no hayan permitido á mis pueblos hacer las elecciones de diputados á cortes con arreglo á las convocatorias que les hayan sido comunicadas en 1°...
Página 16 - Señora: Mamá mía: estoy muy arrepentido del grandísimo delito que he cometido contra mis padres y reyes, y así con la mayor humildad le pido...
Página 35 - Como los achaques de que adolezco no me permiten soportar por más tiempo el grave peso del Gobierno de mis reinos, y me sea preciso, para reparar mi salud, gozar...
Página 39 - Protesto y declaro que mi decreto de 49 de marzo, en el que he abdicado la corona en favor de mi hijo, es un acto á que me he visto obligado para evitar mayores infortunios, y la efusión de sangre de mis amados vasallos; y por consiguiente debo ser considerado como nulo. — CARLOS.
Página 235 - ... y resistencia que presentan aquellos puntos, sin perdonar para ello ni gasto, ni fatiga, ni diligencia. Los sucesos han sido adversos, ¿ pero la Junta tenia en su mano la suerte del combate en el campo de batalla? "Y ya que la voz del dolor recuerda tan amargamente los infortunios, ¿ por qué ha de olvidarse que hemos mantenido nuestras íntimas relaciones con las...

Informação bibliográfica