Galería militar contemporánea: 392, 151, [3] p., [11] h. de grab.- T. II: 344, 292, [3] p., [32] h. de grab

Capa
Sociedad tipográfica de Hortelano y Cía., 1846
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 138 - Estado como reina justiciera y clemente. En el corto período trascurrido desde mi ascension al poder hasta la convocacion de las primeras Córtes , mi potestad fué única , pero no despótica; absoluta, pero no arbitraria , porque mi voluntad la puso límites. Cuando personas constituidas en alta dignidad , y el Consejo de Gobierno, á quien...
Página 138 - ... las Cortes constituyentes, y que conservaba yo como un sagrado depósito que habia jurado no entregar en manos de los facciosos.
Página 138 - Cuando vuestro Rey en el borde del sepulcro abandonó con una mano desfallecida las riendas del gobierno...
Página 138 - Mi constancia en resistir lo que no me permitían aceptar ni mis deberes, ni mis juramentos, ni los mas caros intereses de la monarquía , ha traído sobre esta flaca mujer que hoy os dirige su voz un tesoro de tribulaciones tal, que no pueden espresarlo los vocablos de ninguna lengua humana.
Página 129 - Acostúmbrese desde ahora á vivir entre vosotros, á oir vuestros consejos , á penetrarse de vuestro bien , á procurarlo con todas las potencias de su alma. Ella es la heredera que el ciclo concedió á los votos de los españoles : ella es la alumna de la libertad , educada á la sombra de sus leyes protectoras : ¡que su primer sentimiento sea venerarlas , su principal deber cumplirlas , su incesante anhelo defenderlas!
Página 138 - ... del cielo. Los angustiosos afanes de madre y de esposa, cuando peligraban la vida de mi esposo y el trono de mi hija, no bastaron para distraerme de mis deberes como reina. A mi voz se abrieron las universidades, á mi voz desaparecieron inveterados abusos, y comenzaron á plantearse útiles y bien meditadas reformas; á mi voz, en fin, encontraron un hogar los que le habían buscado en vano, proscritos y errantes por tierras extrañas. Vuestro gozoso entusiasmo por estos actos solemnes de justicia...
Página 138 - Pasando dias en tan horrenda situacion, llegué á mirar mi cetro convertido en una caña inútil, y mi diadema en una corona de espinas, hasta que no pude mas y me desprendí de ese cetro, y me despojé de esa corona para respirar el aire libre; desventurada, sí , pero con una frente serena, con una conciencia tranquila, y sin un remordimiento en el alma.
Página 138 - Yo di el Estatuto Real , y no le he quebrantado ; si otros le hollaron con sus pies, suya será la responsabilidad ante Dios, que ha hecho santas las leyes.
Página 138 - ... acobardado los muchos que me amaban hasta el punto de no ofrecerme , en testimonio de su amor , sino un compasivo silencio.
Página 138 - Al ausentarme del suelo español en un dia para mi de luto y amargura , mis ojos arrasados de lágrimas se clavaron en el Cielo para pedir al Dios de las misericordias que derramara sobre vosotros y sobre mis augustas hijas mercedes y bendiciones.

Informação bibliográfica