Imagens das páginas
PDF
ePub

el francés, convirtiéndose de acometido en acometedor. Para ello moviérouse todas sus tropas, menos las que guarnecian las obras colocadas delante del general Hill, y tomaron la vuelta de las estancias de la izquierda del ejército aliado y de las de la division ligera arrollando los puestos abanzados y aun empezando á batir los sitios fortalecidos. Pero el baron Alten y sir Juau Hope repelieroo todas las arremetidas y aun cogieron 500 prisioneros. Hacia propósito el enemigo, al iuteotar esta maniobra, de poner à la derecha inglesa en la necesidad de regresar a la izquierda del Nive, y quedarse el solo en la otra mas desembarazado para sus comunicaciones: lo cual no logró en grave perjuicio sayo.

Ni aun aqui paró su desgracia, porque concluida la refriega y ya anochecido, dos batalloues alemanes, uno de Francfort y tres de Nassau Usingen, en número de 1,300 hombres, guiados por el coronel Krusse, bávaro de nacion y criado en Hanóver, pasaron á las banderas aliadas, si bien con la condicion honrosa de ser trasladados á su pais nativo, y de no hacer armas coutra los que acababan de pelear a su lado y ser sus coninilitones. Fatal golpe y de pocivo ejemplo para los eneinigos, causador de disturbios y descoufianza sauna entre los soldados que eran franceses y los estrangeros á sa servicio.

Renovaron los contrarios sas ataqaes en los dos dias inmediatos al 10 contra la izquierda ioglesa , mas sin fruto, mostrando gallardía notable sir Juan Hope, y los oficiales de su estado mayor heridos todos ó contusos.

Entonces proyectó el mariscal Soult revolver el 13 del lado de la derecha de los anglo-portugueses, y efectuólo dando contra ella un furibundo y desa poderado acometimiento. Habíalo previsto Lord Wellington, y anticipóse á reforzar su línea por aquella parte con la sexta division británica. Dirigieron los enemigos su principal ataque por el camino real que va de Bayova á Sau Jaan de Pie de Puerto teniendo que resistir al impetuoso choque la brigada inglesa del general Barnes y la portuguesa del mando de Ashworth, sostenidas por la division tambien británica que regia Le-Cor; la cual recobró an puesto importante, avanzando esforzadamante por el lado izquierdo y hácia donde lidiaba, en frente de Villefranche, el general Pringle. Otro tanto sucedió por el derecho, enseñoreå udose de una altura y sustentándola con mucho brio las brigadas británica y portuguesa que gobernaban respectivamente los generales Bying y Buchan. Hubo otros reencuentros y choques igualmente gloriosos á los aliados, cuyas sólidas y macizas huestes no le fue dado romper, pi siquiera descantillar al esperto mariscal francés oi á sus arrojadas tropas.

En los cinco dias que duraron los diversos choques tuvo de baja el ejército combinado 5,029 hombres, casi la mitad portugueses, como que fueron quienes llevaron el principal peso de la refriega en l'a última jornada, la mas mortífera y destructora. Perdieron los franceses sobre 6,000 hombres entre ndertos, beridos y prisioneros.

Desesperanzado el mariscal Soalt de lograr por en- Estancias de tonces cosa alguna de entidad , levantó mano y cesó en los respectivos sus empresas, a pesar de acaudillar todavía 50,000 ejerchos. infantes y 6,000 caballos. Acaptopóse por tanto, manteniéndose sobre la defensiva , con su derecha en el campo atrincherado en rededor de Bayona, sa centro a la diestra márgen del Adour, estendiéndose basta Port-de-Laune en donde colocó su principal depósito, y su izquierda lo largo de la derecha del Bidouse desde su junta con el otro rio basta Saint-Palais : cubrió varios pasos de la' orilla derecha de ambas corrientes , y do descuidó las fortificaciones de San Juan de Pie de Puerto y de Navarreios, atrincherando tambien à Dax para alınacen y abrigo de los ausilios y refuerzos que le llegaban de lo interior.

Conforme a lo que ya ipsinuamos, tampoco Wellington insistió eu batallar, dejándolo para mas adelante, y afianzando solo y con mayor ahioco sus atrincheramientos. Púsose, si cabe, mas en vela respecto de la disciplipa ; pues internado en Francia, mal le habiera venido que molestados y oprimidos los pueblos se hubiesen alterado y tomado parte en la guerra, lo que en verdad deseaba el mariscal Soult, procurando por eso que acudiese del ejército de Suchet al pais vasco el general Harispe, baigorriano y · El general may dispuesto para organizar caerpos francos, segun Harispe. tenia acreditado en las campañas de 1793 y 1794. No dejaron sus esfuerzos de incomodar a los aliados, atajándoles à veces los pasos por retaguardia , y conteniendo las tentativas de Don Francisco Espoz y Mina, que con parte de sus tropas asomaba por aquellos valles, con amagos de embestir la plaza de San Juan de Pię de Puerto , que, aunque pequeña, estaba bastante fortalecida ahora.

De poca importancia represéntase lo ocurrido en Sucesos Cataluña por este tiempo y hasta fines de 1813, pa en Cataluña. ra ngopado con lo que hemos referido ya de la parte occidental de los Pirineos. Habia Napoleov elegido para coronel general de su guardia al mariscal Suchet, y agregado al ejército de Aragon y Valencia el de Cataluña ; lo cual en realidad no alteraba sastancialmente el estado de las cosas, debiendo por disposicion anterior juntarse todas aquellas fuerzas bajo la misma mano, siempre que se operase de un modo activo. Simplificóse sin embargo con la nueva medida la administracion, y se escusaron disputas y competencias. Retiróse a Francia Decaen que todavía gobervaba en Cataluña , cediendo á Suchet el poesto. Forinaba este ejército asi reunido un total que pasaba de 32,000 soldados. :

Pero disminuyóse poco despues su número en no menos que en 9,000 llamado en breve á Italia el general Severoli con sa division

compuesta de 2,000 combatientes, desarmados de súbito en Barcelopa por decreto de Napoleon 2,400 alemanes, y retirados á Francia los gendarmes y gente escogida, sin que se enviase, tropa alguna para llenar los buecos. Sus cargas.

Proseguia Cataluña abrumada bajo el peso de sus 5.40 cargas y no interrumpidas pérdidas y estragos, en particular Barcelona, que, asiento de la dominacion francesa, septia de mas cerca, y á la continua el daño, habiendo sido como entregada al saco. Tavieron sin embargo los franceses que traer frecuentemente ausilios de Francia para poder subsistir , agotada la provincia, y ofreciendo obstáculos a las exacciones la irreconciliable enemistad y profundo odio que abrigaban los catalanes constantemente en sus pechos contra la asarpaciop estrangera; al paso que sobrellevaban con noble desprendimiento los sacrificios y desembolsos que pedia de su fidelidad é inalterable celo el gobierno Cap. 1. 3.)

a legítimo. No menos de* 285,727,453 reales vellon

°) compútase aprontó aquella provincia para el ejército nacional en los cinco años corridos desde 1809 basta 1813, sia contar derramas y repartimientos que no ha sido dable se inclayan en la suma: exorbitante por cierto, si se atiende a lo que por su lado arrancaron de los pueblos los invasores, y al deterioro y merma que causaba en los productos y haberes aquella guerra tan devastadora y de conquista, mas sensibles y dolorosos en provincia de suyo tan industriosa y fabril como es la Cataluña. • En cuanto a los reencuentros y combates que hubo en ella por este tiempo, apenas los hay que sean dignos de mencionarse. No dejaron sin embargo las tropas del primer ejército y los cuerpos francos y guerrillas á él agregados de molestar al enemigo y conseguir algopos trofeos por los meses de setiembre, octubre, noviembre y fines de año en Montalla, Sant Privat, Santa Eulalia, San Felià de Codinas y otros lugares, regidos nuestros soldados por los entonces coroneles Valencia , Llauder, Manso y demas gefes ya conocidos y de nombre. Mandaba como antes este ejército Don Francisco Copons y Navia , teniendo por lo comun sus reales en Vique. Se mantenian los anglo-sicilianos en las mismas estancias; y solo en diciembre queriendo el mariscal Suchet sorprenderlos en Villafranca donde tenian sus cuarteles, retiráronse advertidos á tiempo, yendo la division española del general Sarsfield , que los acompañaba, camioo de la izquierda, y ellos mas de dos leguas atras la vuelta de Arbós, para mejorar de puesto y reconcentrar todas sus fuerzas. Tornó Suchet burlado en sus esperanzas á las orillas del Llobregat y á la capital del principado, en cuya ciudad residia de ordinario ahora.

. Por esta parte oriental de España tampoco levan

4. taba mano el segundo ejército bajo la guia de Don Francisco Javier Elio en los bloqueos de las plazas y castillos que

Valencia.

se encomendaron a su cuidado, con la dicha de que se fuesen to-, mando algunos. Asi sucedió con el de Morella , que se Rindense a los entregó el 22 de octubre al ayudante de estado mayor españoles MoreDon Francisco del Rey , quedando prisioneros 100 la y Denia. hombres que guarnecian con su comandante Boissomacs. Vipieron tambien el 6 de diciembre á partido otros tantos que defevdian á Denia y mandaba el gefe de batallon Bin, quien pactó la rendicion con Don Diego Entrepa , que dirigia el asedio.

Al mismo compas y de tan buena medida para Es- Sacesos en Alepaña íbanse arreglando las cosas de Alemania y de mania y porte de todo el Setentrion. Alli comenzadas de nuevo las bos- europa. " tilidades y unida el Austria a la coalicion europea, segon (dijimos, lovieron sobre la Francia infortunios y tremendas desdichas, siendo para sus ejércitos de mortal ruina é indecible fracaso la derrota que padecieron sus huestes en Leipsick durante los dias 16, 17, 18 y 19 de octubre, de cayas resaltas casi solo Napoleon y sin aliados repasó el Rip con los remanentes de sus destrozadas tropas , y regreso à Paris el 8 de noviembre, desgajándose asi, y ana á upa ó muchas a la vez, las ramas del excelso y robusto árbol de su poco antes encumbrada dominacion, cuyo tronco mismo iba luego a sentir los pesados golpes de dura, cortante y desapiadada hacha enemiga.

Viage á Madrid de la regencia y las cortes, y su legada. — Abren las cortes alli sus sesio

nes. - Napoleon en Paris y sus medidas. — Declaracion de los aliados del Norte. - Entran en Francia. — Entabla Napoleon negociaciones con Fernando. - Su carta á ește rey. Conferencias de los principes en Valencey con el conde de Laforest – Llegada á Valencey' del duque de San Carlos. — Tratado concluido en Valencey. – Viage de San Carlos á España. – Envia Napoleon á Valencey á otros españoles. — Nuevas reflexiones. — Comisionados franceses enviados á España. – Llega San Carlos á Madrid. -- Disgusto que causa su llegada. - Viage tambien de Palafox á Madrid. — Contestacion de la regencia y sus cartas al rey. – Vuelven á Francia San Carlos y Palafox. — Da cuenta á las cortes de este negocio la regencia del reino. — Se recibe con aplauso. — Manifiesto que debe acompañarle. — Cambio en la opinion, y reflexion sobre esto. — Ligas y manejos contra las nuevas reformas. — Estraño discurso del diputado Reina. - Alboroto que causa en las cortes y sus resultas. - Tratan algunos de mudar la regencia. - No lo consiguen; con otros incidentes. — Cierran las cortes ordinarias sus sesiones. - Las vuelven á abrir. — Reconocimiento del Austria y tratado con Prusia. - Sucesos militares. Cataluña. Se retira Suchet á Gerona. - Van-Halen. “ Se pasa á los españoles; sus proyectos y ardides. — Tentativa contra Tortosa. — Frústrase esta. — Sale bien en Lérida , Mequinenza y Monzon. – Se cogen prisioneras las guarniciones. — Apuros , gestiones y movimientos de Suchet. – Ríodese el castillo de Jaca. - Ataques contra Santoña y sus obras esteriores. — Tómanse algunas de estas. - Muerte de Barco. — Movimientos de Wellington. — Paso del Adour. — Se cerca del todo á Bayona. — Echase un puente sobre el Adour. — Avances de Wellington. - Batalla de Orthcz, 27 de febrero. - Movimientos posteriores, - lotentos de los partidarios de la casa de Borbon. - Envia Wellinglon via de Burdeos á Beresford. — Se declara esta ciudad en favor de los Borbones. — Entran alli el 12 de marzo Beresford y el de Angulema. — Proclama de Soult. Estado crítico"de Napoleon y medidas que toma. - Sale de Paris. — Congreso de Chati. llon. - Disuélvese. — Tratado de Chaumont. — Resultas de esto. — Suelta Napoleon á Fernando. — Precede Zayas al rey: su viage. — Sale el rey de Valencey. – Llega á Per. piñan. - Quédase alli el infante Don Carlos. — Entra el rey en España. – Recibe Copons al rey en el Flnviá. — Entra el rey en Gerona. - Llega tambien alli el in fapte Don Cárlos. — Carta del rey á la regencia. — Monumento que decretan las cortes. — Dádiva del duque de Frias. — Trabajos y discusiones de las cortes. — Presupuestos. — Secretarías. -- Dotacion de la casa real. - Impostor Audinot. — Acontecimientos militares. — Movimientos del 4 ejército español. - Ausilios que facilita Wellington. — Conducta del conde del Abisbal. – Pasa á Francia el 3er ejército español. - Sigue Wellintgon moviéndose, - Llega Soult á Tolosa. - Llegan los aliados enfrente de la ciudad. - Tentativas para pasar el Garopa. — Le pasan los aliados. - Otros movimientos. - Tolosay su estado de defensa. — Batalla de Tolosa. — Evacúa Soult la ciudad. - Entran los aliados. — Son bien recibidos. — Acontecimientos y mudanzas en Paris. — Caida de Napoleon. – Otros sucesos militares. — En Burdcos. - En Bayona. -- Santoña. — Cataluña.

« AnteriorContinuar »