Estudio histórico de las luchas políticas en la España del siglo XIX, Volume 1

Capa
Enrique Rubiños, 1879 - 409 páginas
 

Opinião das pessoas - Escrever uma crítica

Não foram encontradas quaisquer críticas nos locais habituais.

Outras edições - Ver tudo

Palavras e frases frequentes

Passagens conhecidas

Página 250 - Nación y la personal de cada individuo; y si en lo que he jurado o parte de ello lo contrario hiciere, no debo ser obedecido; antes aquello en que contraviniere, sea nulo y de ningún valor. Así Dios me ayude y sea en mi defensa; y si no, me lo demande.".
Página 82 - La. regencia dispondrá todo lo conveniente , y dará á los generales las instrucciones y órdenes necesarias, á fin de que al llegar el rey á la frontera reciba copia de este decreto , y una carta de la regencia con la solemnidad debida , que instruya á SM del estado de la nación, de sus heroicos sacrificios, y de las resoluciones tomadas por las cortes para asegurar la independencia nacional y la libertad del monarca. 4.
Página 322 - Como esta situación va á ponerse necesariamente en pugna con el poder de hecho que está V. ejerciendo, antes que la suerte de las armas decida una contienda que la justicia de la Providencia tiene ya decretada, habla en mí el recuerdo de que hemos sido amigos y compañeros, y desearía evitar á V.
Página 277 - Se confirman los fueros de las Provincias Vascongadas y Navarra, sin perjuicio de la unidad constitucional de la Monarquía.
Página 145 - Representación nacional; pero si es tal la fatalidad de las circunstancias, que VM desoyese la voz de unos consejeros constitucionales, de sus amigos los patriotas, los que jamás han faltado en lo...
Página 328 - No: SM no ha suscitado ni provocado la guerra civil; y mal pudiera haberse ocupado en suscitarla y provocarla quien en un documento público de fecha bien reciente halló consuelo en manifestar al mundo que había sido la constante promovedora de la paz. Otras son las causas que han suscitado y provocado la nueva contienda que ha estallado en España. Estas causas se encuentran en los atentados de Barcelona y Valencia; en el vicioso origen del gobierno constituido en Madrid, fruto de la revolución...
Página 44 - La vida mía, que tantas veces ha estado en riesgo, era ya una carga para mi sucesor, que preocupado, obcecado y enajenado de todos los principios de cristiandad que le enseñó mi paternal cuidado y amor, había admitido un plan para destronarme.
Página 399 - Pero, hombre, todo no ha de ser Numancia: La constancia es virtud; pero algo rancia: Yo siempre en este género de esgrima Me voy al lado del que se halla encima. Cuando vi sublevarse al pueblo insano...
Página 44 - Me creí obligado á recordar mis derechos de Padre y de Rey: os hice arrestar y hallé en vuestros papeles la prueba de vuestro delito; pero al acabar mi carrera reducido al dolor de ver perecer á mi hijo en un cadalso, me dejé llevar de mi sensibilidad al ver las lágrimas de vuestra Madre, y os perdoné.
Página 80 - Estado, y este alto cuerpo no vaciló en aconsejar en su dictámen: «que no se permitiese ejercer la autoridad real á Fernando VII. hasta que hubiese jurado la Constitucion en el seno del Congreso; y que se nombrase una diputacion que al entrar SM libre en España le presentase la nueva ley fundamental, y le enterase del estado del pais y de sus sacrificios y muchos padecimientos.

Informação bibliográfica